Agotamiento emocional y síntomas de malestar psíquico en alumnos de enfermería

Cómo citar este artículo

Ríos Rísquez MI, Carrillo García C, Sabuco Tébar EA, Gómez García CI. Agotamiento emocional y síntomas de malestar mental en estudiantes de enfermería. Rdo. iberoam. Educ. Investigado. Enfermo 2013; 3 (4): 7-13.

autores

1María Isabel Ríos Rísquez, 2César Carrillo García, 3Emiliana de los Ángeles Sabuco Tébar, 4Carmen Isabel Gómez García

1Profesora Clínica Asociada de Ciencias de la Salud. Facultad de Enfermería. Universidad de Murcia (España). Doctor en Psicología.
2Profesora Clínica Asociada de Ciencias de la Salud. Facultad de Enfermería Universidad de Murcia (España). Doctora en Enfermería.
3Enfermero. Hospital Universitario Morales Meseguer de Murcia (España).
4Profesor universitario. Facultad de Enfermería. Universidad de Murcia (España).

Contacto:

Correo electrónico: mi.rios@um.es

resumen

Objetivos: estimar el nivel de agotamiento emocional y conocer el estado de sufrimiento psicológico en una muestra de estudiantes de enfermería. Analizar la relación entre el agotamiento emocional y la angustia psicológica percibida.
Método: estudio descriptivo transversal. En una muestra de 113 estudiantes de enfermería de cuarto grado, se administraron dos cuestionarios validados: la escala de agotamiento emocional en la adaptación española del Maslach Burnout Inventory (MBI-GS) y la validación española del GHQ-cuestionario de bienestar psicológico. .12.
Resultados: El 27,4% de la muestra experimentó altos niveles de agotamiento emocional. Se obtuvo una puntuación media de 9,43 (DE = 7,26) en la escala de bienestar psicológico. El agotamiento emocional se asoció con la edad (r = 0.252; p <0.01) y una mayor frecuencia de angustia mental (r = 0.494, p≤0,000). Ni el sexo ni el estado civil se asociaron con el agotamiento emocional y el bienestar mental.
Conclusiones: un gran porcentaje de la muestra reflejó altos niveles de agotamiento emocional, asociado a una mayor presencia de síntomas mentales. Por lo tanto, se necesitan medidas preparatorias para prevenir el desarrollo del síndrome de burnout y sus consecuencias sobre el bienestar psicológico de los estudiantes.

Palabras clave:

ars; agotamiento profesional; estudiantes de enfermería; bienestar psicológico; GHQ-12

Título:

Agotamiento emocional y síntomas de angustia mental en los estudiantes que atienden

Abstracto:

Propósito: Evaluación del nivel de agotamiento emocional y distrés psicológico en una muestra de estudiantes de enfermería. Analizar la asociación del agotamiento emocional con el malestar psicológico percibido.
Método: Estudio descriptivo transversal. En una muestra de 113 estudiantes de enfermería de cuarto grado, se administraron dos cuestionarios validados: la escala de agotamiento emocional de la versión adaptada al español del Maslach Burnout Inventory-General Survey (MBI-GS) y el cuestionario de bienestar español validado. Aspectos psicológicos del GHQ . -12.
Resultados: El 27,4% de los sujetos mostró un alto nivel de agotamiento emocional. La puntuación media en la escala de bienestar psicológico fue de 9,43 (DE = 7,26). El agotamiento emocional se asoció con la edad (r = 0,252; p <0,01) y una mayor frecuencia de angustia mental (r = 0,494, p ≤ 0,000). Ni el sexo ni el estado civil se relacionaron con el agotamiento emocional y el bienestar mental.
Conclusiones: Una gran proporción de sujetos tenía un alto nivel de agotamiento emocional, asociado con síntomas mentales más comunes. Por tanto, se necesitan medidas educativas para prevenir el desarrollo de un síndrome de burnout y sus consecuencias sobre el bienestar psicológico de los estudiantes.

Palabras clave:

ars; agotamiento estudiantes de enfermería; bienestar psicológico; GHQ-12

portugués

Calificación:

Agotamiento emocional y síntomas de angustia psicológica en los estudiantes que atienden

Resumen:

Objetivos: investigar el nivel de agotamiento emocional y conocer el estado de malestar psicológico en una muestra de estudiantes de enfermería y analizar la relación entre el agotamiento emocional y el estado de malestar psicológico percibido.
Formas: estudio descriptivo transversal. Muestra: 113 estudiantes de enfermería de grado IV. Se administraron dos cuestionarios validados: la escala de agotamiento emocional de la adaptación española del Maslach Burnout Inventory (MBI-GS) y la validación española del cuestionario de bienestar psicológico (GHQ-12).
Resultados: El 27,4% de los estudiantes experimentaron altos niveles de agotamiento emocional. La puntuación media en la escala de bienestar psicológico fue de 9,43 (DE = 7,26). El agotamiento emocional se asoció con la edad (r = 0,252; p <0,01) y una mayor frecuencia de angustia psicológica (r = 0,494; p ≤ 0,000). Ni el sexo ni el estado civil se asociaron con el agotamiento emocional y el bienestar psicológico.
Conclusiones: la mayoría de los estudiantes reflejó altos niveles de agotamiento emocional que se asociaron con la presencia de síntomas psicológicos. Se necesitan medidas preparatorias para prevenir el desarrollo del síndrome de burnout y sus consecuencias para el bienestar psicológico de los estudiantes.

Palabras clave:

ars; agotamiento estudiantes de enfermería; bienestar psicológico; GHQ-12

INTRODUCCIÓN

El concepto de síndrome de burnout se refiere a un trastorno crónico de adaptación, provocado por un abordaje inadecuado de las demandas psicológicas diarias del trabajo, que perjudica la calidad de vida de la persona que lo vive y reduce la efectividad de su actividad profesional (1). Es un síndrome que se presenta en respuesta a factores estresantes crónicos en el lugar de trabajo (2). Según Martínez et al. (3) La extensión del concepto de burnout para estudiantes de enfermería, es decir, a una categoría preprofesional, ha sido propuesta con rigor y apoyo empírico por Schaufeli et al. (4) en un estudio publicado en 2002, que confirmó la estructura de tres factores (agotamiento emocional, cinismo y competencia percibida), originalmente del inventario Maslach Burnout (MBI) de Schaufeli et al. (5). Sin embargo, otra investigación con estudiantes ha concluido en un abordaje dimensional del burnout en la comunidad estudiantil, donde el agotamiento emocional y el cinismo serían la clave de este síndrome, y el tamaño de la efectividad académica sería una variable de personalidad que predispone al agotamiento génesis (6 ).

A partir de la investigación empírica y con el desarrollo de herramientas adecuadas, se ha demostrado que los estudiantes pueden ser «quemados» por los estudios, experimentando síntomas de fatiga emocional y actitudes de indiferencia (7, 8); así como un sentimiento de ineficacia o ineficiencia en sus actividades académicas (9).

El ingreso de los jóvenes a la universidad requiere que se esfuercen por adaptarse a nuevos roles, normas, responsabilidades y requerimientos académicos, en un entorno más competitivo (10). De esta forma, se observa que entre las situaciones catalogadas por los estudiantes como mayores fuentes de estrés, se encuentra la falta de tiempo para poder cumplir con las actividades universitarias, sobrecarga académica, exámenes, presentación de trabajos de clase y trabajos obligatorios para promover la asignatura. y el inicio de la práctica clínica (11, 12). El entorno competitivo promueve el conflicto entre estudiantes y entre estudiantes e instructores. Estos conflictos son potencialmente estresantes y pueden conducir al agotamiento emocional (13).

Una posible consecuencia de la sobrecarga académica es que los estudiantes experimentan agotamiento emocional, síntoma clave del síndrome que se presenta en la población estudiantil (7). La fatiga emocional es la respuesta más destacada a los estímulos estresantes en el entorno laboral, la primera etapa del proceso de burnout (14) y, según Maslach (15), es la respuesta básica al estrés, porque el agotamiento es lo que provoca las reacciones emocionales. y distanciamiento cognitivo del propio trabajo, probablemente como forma de afrontar su sobrecarga (2).

En un estudio con estudiantes de diferentes cursos se encontró un nivel Síndrome de burnout moderado en sus tres dimensiones, sin embargo, los estudiantes de cursos relacionados con las humanidades mostraron niveles más altos de agotamiento emocional (16).

En el burnout podemos ver la presencia de síntomas físicos como fatiga crónica, dolores de cabeza, tensión muscular, trastornos del sueño, dolores de cabeza, taquicardia, gastritis, úlceras, etc. También existen síntomas psicológicos como depresión, ansiedad, obsesión y fobias, agresión, agotamiento, impotencia, frustración, etc. Finalmente, hay cambios como irritabilidad, conflictos con los compañeros, actitudes negativas, conductas adictivas al alcohol, tabaco u otras drogas, absentismo y distanciamiento (17). Algunos estudios sugieren que una mayor angustia psicológica en los estudiantes se asocia con problemas de autoestima más bajos y estrategias de afrontamiento en situaciones estresantes (18).

La revisión de la literatura previa revela la escasa bibliografía existente que vincula el malestar psicológico con el síndrome de burnout en el grupo de estudiantes preprofesional, destacando un déficit de trabajos empíricos que relacionen estas variables entre sí. Por tanto, en nuestro estudio nos planteamos los siguientes objetivos: por un lado, estimar el nivel de agotamiento emocional y conocer el estado de sufrimiento psicológico en una muestra de estudiantes de enfermería y, por otro lado, analizar la relación entre el agotamiento y estado percibido de sufrimiento psicológico.

MATERIAL Y MÉTODO

Diseño

Para la realización de esta investigación se utilizó un diseño descriptivo transversal aplicando diferentes herramientas de medición psicológica a una muestra de estudiantes de licenciatura en Enfermería de la Universidad de Murcia. Se aplicó una metodología correlacional para investigar si existía relación entre las principales variables del estudio, además de realizar un análisis descriptivo de las mismas.

Eventos

La población de estudio estuvo constituida por estudiantes que asistieron a un seminario práctico en abril de 2013. No hubo criterios de exclusión. Por tanto, la muestra fue conveniente y un total de 113 estudiantes participaron voluntariamente en el estudio, respondiendo correctamente la batería de cuestionarios por el 97% de los presentes en el seminario.
La muestra tenía una edad promedio de 24,42 años (DE = 5,27). Predominó el sexo femenino con el 75,2% de la muestra. En cuanto al estado civil, predominaron solos (56,6%) sobre los casados ​​(8%) o las parejas (34,5%).

Herramientas de evaluación

Se administraron dos herramientas psicológicas validadas, además de una serie de preguntas relacionadas con variables sociodemográficas (edad, sexo y estado civil).

Los cuestionarios validados utilizados se describen brevemente a continuación:

  • Inventario para la evaluación del síndrome de burnout (MBI-GS; Maslach et al., 1996) (5). Esta herramienta consta de 16 ítems que se dividen en tres dimensiones que componen el síndrome de burnout: agotamiento emocional (5 ítems), cinismo o despersonalización (5 ítems) y efectividad profesional (6 ítems). Los ítems deben ser respondidos según una escala tipo Likert de 6 puntos, donde puntuaciones altas en agotamiento emocional y cinismo y puntuaciones bajas en efectividad profesional indicarían síndrome de agotamiento. Para este estudio se utilizó la escala de agotamiento emocional.
  • Cuestionario de salud general (GHQ-12; Goldberg et al., 1996) (19). Este cuestionario consta de 12 ítems que se refieren a varios síntomas de angustia mental y su puntuación total puede tomarse como un método de cribado psiquiátrico. La versión utilizada para este estudio fue una de las más extendidas en nuestro país, GHQ-12, adaptada y validada por Sánchez y Dresch (20). La escala sigue una escala Likert, cada ítem se puntúa de 0 a 3 (de menor a mayor frecuencia de síntomas), de modo que el rango total de la escala está entre 0 y 36. Se realizó con fines operacionales y analíticos. , una clasificación de dos niveles de la muestra (sujetos vulnerables vs. no vulnerables) basada en el puntaje promedio obtenido en la muestra total más su desviación estándar.

Juicio

La muestra de estudiantes participó de forma voluntaria, coincidiendo con su presencia en un seminario práctico. Los estudiantes participaron con consentimiento informado, asegurando en todo momento la confidencialidad y anonimato de los datos recabados. La batería de cuestionarios se les envió luego de ser informados sobre el estudio y cada cuestionario fue codificado para mantener el anonimato y la confidencialidad de los datos recolectados.

El análisis estadístico se realizó con el paquete de software SPSS 17.0. Para cada una de las variables cuantitativas se calculó la desviación media, máxima, mínima y estándar. Se utilizaron medidas de frecuencia absoluta y relativa para las variables cualitativas. Posteriormente, se realizó un análisis para verificar la relación entre variables sociodemográficas, tomando como variables dependientes el agotamiento emocional y la angustia mental. Para este análisis bivariado entre las variables sociodemográficas y cada una de las variables psicológicas del estudio, se utilizó la prueba de chi-cuadrado para las variables cualitativas y las correlaciones de Pearson para las cuantitativas. Al intentar analizar la asociación entre una variable cualitativa y una variable cuantitativa, se utilizó la «t» de Student si la variable cualitativa era dicotómica y ANOVA cuando era politómica.

resultado

La Tabla 1 presenta los estadísticos descriptivos obtenidos para cada una de las variables cuantitativas estudiadas.

De acuerdo con la clasificación de nivel que establece la nota técnica NTP-732 del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (21), nuestros datos reflejan que el 27,4% de los estudiantes analizados experimentaron altos niveles de agotamiento emocional (Cuadro uno). En cuanto al estado de malestar mental, la Tabla 2 presenta los datos descriptivos registrados para cada uno de los síntomas psicológicos que recoge GHQ-12. En esta tabla queda claro que los síntomas más experimentados de los estudiantes son los relacionados con la continua sensación de agobio y tensión (1,33 ± 0,73) y pérdida de sueño (1,15 ± 0,81). Según nuestra clasificación arbitraria, el 15,9% (N = 18) de la muestra analizada podría clasificarse como vulnerable o en riesgo en términos de síntomas psicológicos.

En cuanto a los análisis bivariados realizados, la variable edad se asoció con un mayor nivel de agotamiento emocional, como se puede observar en la tabla de correlación (Tabla 3). En términos de género y estado civil, ninguno de ellos se asoció con el agotamiento emocional y la frecuencia de síntomas mentales.

La Tabla 3 representa la matriz de correlación de Pearson entre las variables cuantitativas. Los datos mostraron una asociación directa significativa entre el agotamiento emocional y la presencia de síntomas de angustia psicológica (r = 0,494; p≤0,000), reflejando que aquellos estudiantes con niveles más altos de agotamiento emocional experimentan un mayor número de síntomas de angustia psicológica.

DISCUSIÓN

El objetivo de esta investigación fue analizar la relación entre el agotamiento emocional y la frecuencia de síntomas de sufrimiento mental, en una muestra de 113 estudiantes de cuarto grado de enfermería de la Universidad de Murcia.

Según nuestro estudio, podemos concluir que los síntomas más comunes que experimentan los estudiantes son los relacionados con la continua sensación de agobio y tensión y pérdida de sueño. Estos resultados son consistentes con los encontrados en la literatura previa (17, 22, 23). Según nuestra clasificación arbitraria, el 15,9% de la muestra analizada podría clasificarse como vulnerable o en riesgo en términos de síntomas psicológicos. Esta es información relevante a considerar para tomar medidas preventivas que reduzcan la prevalencia de trastornos psicológicos en la población estudiantil.

Los niveles de agotamiento emocional encontrados confirman los encontrados en otros estudios previos realizados con poblaciones estudiantiles, donde se destaca el agotamiento emocional como síntoma clave en el llamado síndrome de agotamiento (9, 24-26). Además, algunos estudios muestran que este síntoma ocurre con mayor incidencia en estudiantes de cursos de humanidades (16).

Por otro lado, en el análisis de variables sociodemográficas, nuestro estudio reveló la relación entre la variable edad y el agotamiento emocional. Específicamente, hubo un mayor agotamiento emocional en aquellos estudiantes de mayor edad, en contraste con lo observado en otros trabajos (27), que afirmaron que los estudiantes más jóvenes eran los mayores. mostraban síntomas de agotamiento emocional. En el contexto de nuestra muestra de alumnos de último curso, un alto nivel de agotamiento emocional podría explicarse por la cercanía del fin académico, el planteamiento de incorporación a la vida profesional y, sobre todo, por la incertidumbre de encontrar trabajo. en el contexto de la actual crisis económica.

En cuanto a la relación entre la fatiga emocional y la presencia de síntomas de angustia psicológica, nuestro trabajo encontró una asociación significativa entre ambas variables, reflejando el hecho de que una mayor fatiga emocional se relaciona con una mayor frecuencia de síntomas de angustia psicológica, en línea con lo que ha sido encontrado por otras investigaciones previas (22, 28). Otros autores sostienen que altos niveles de fatiga emocional pueden tener un efecto negativo sobre las expectativas de culminación exitosa de estudios y afrontamiento de la integración a la vida profesional con la formación adecuada (29). Por tanto, es necesario establecer medidas que, a nivel de preparación, ayuden a prevenir la ocurrencia del agotamiento emocional entre la población estudiantil, ya que esto repercutiría en un mayor bienestar y ajuste psicológico. Esto, a su vez, nos permitiría afrontar la incorporación a la realidad del trabajo con mayor madurez y expectativas de éxito.

Además, con fines preventivos y correctivos, es importante identificar los diferentes síntomas que los estudiantes pueden experimentar en el estilo de vida de sus estudiantes. En este sentido, es relevante identificar otros factores de riesgo que no han sido tan ampliamente considerados en la literatura previa, como la falta de comunicación, el afecto, el apoyo emocional y la alegría del ocio. Estos aspectos forman parte del estilo de vida de los estudiantes y pueden suponer un riesgo para su salud si no se desarrollan adecuadamente (30).

En conclusión, nuestro estudio tiene ciertas limitaciones que es necesario matizar. Primero, los datos recopilados provienen exclusivamente de pruebas de autoinforme, lo que puede generar sesgos en la respuesta de los participantes. En segundo lugar, el tipo de diseño adoptado, un estudio transversal, también limitó la posibilidad de establecer relaciones causales entre las variables a analizar. Las investigaciones futuras deberían utilizar modelos y análisis estadísticos más complejos para profundizar la relación entre las variables analizadas.

En conclusión, y en cuanto a las implicaciones prácticas de nuestro trabajo, sería oportuno desarrollar modelos de intervención que, a nivel formativo, tengan como objetivo paliar las deficiencias de los estudiantes en las habilidades de regulación emocional para el manejo del estrés. Partiendo de un enfoque global y complementando este tipo de intervenciones, conviene incluir medidas para detectar y cambiar aquellos aspectos estresantes de los sistemas y organizaciones educativos actuales (31).

Bibliografía

1. Maslach C, Jackson SE. Inventario de agotamiento de Maslasch. Manual. Palo Alto, CA: Consulting Psychologist Press; 1981.
2. Maslach C, Schaufeli WB, Leiter MP. Agotamiento del empleo. Revista anual de psicología 2001; 52: 397-422.
3. Martínez IM, Pinto A, Silva A. Burnout en estudiantes de educación superior. Revista Portuguesa de Psicología 2000; 35: 151-167.
4. Shaufele WB, Martínez IM, Pinto AM, Salanova M, Bakker AB. Burnout e implicación en estudiantes universitarios: un estudio transnacional. Revista de Psicología Transcultural 2002; 33: 464-81.
5. Maslach C, Jackson SE, Leiter MP. Maslasch Exhaust Inventory Testing Manual (3ª ed.). Palo Alto, CA: Consulting Psychologist Press; 1996.
6. Salanova M, Cifre E, Grau RM, Llorens S, Martínez IM. El contexto de la autoeficacia en profesores y estudiantes universitarios: un modelo causal. Revista de Psicología Ocupacional y Organizacional 2005; 21: 159-176.
7. Ramos F, Manga D, Morán C. Escala de agotamiento emocional (ECE) para estudiantes: propiedades psicométricas y asociación. En: VI Congreso Virtual de Psiquiatría Interpsiquiatría; 2005. [En línea] [fecha de acceso: 3 de septiembre 2013]. URL disponible en: http://www.psiquiatria.com/bibliopsiquis/handle/10401/3498
8. Schaufeli WB, Salanova M, González V, Bakker AB. Midiendo el agotamiento y el empleo: un enfoque analítico de los factores confirmatorios. Journal of Happiness Studies 2002; 3: 71-92
9. Salanova M, Martínez I, Bresó E, Llorens S, Grau R. Bienestar psicológico en estudiantes universitarios: facilitadores y obstáculos al rendimiento académico. Annals of Psychology 2005; 21 (1): 170-180.
10. Muñoz F. Estrés académico. Problemas y soluciones desde una perspectiva psicosocial. Huelva: Universidad de Huelva, Publicaciones; 2003.
11. Polo A, Hernández JM, Pozo C. Evaluación del estrés académico en estudiantes universitarios. Ansiedad y estrés 1996; 2: 159-172.
12. Yamashita K, Saito M, Takao T. Estilos de estrés y afrontamiento en el estudiante de enfermería japonés. Revista Internacional de Práctica de Enfermería 2012; 18: 489-496.

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *