Características y comportamientos que comparten las chicas pro-ANA. Un cambio de rumbo en la anorexia nerviosa

Cómo citar este artículo

Pagès Nebot A, Ocaña Fernández M. Características y comportamientos que comparten las niñas pro-ANA. Un cambio en la anorexia nerviosa. Objetivos por enfermedad, abril de 2019; 22 (3): 12-9.

autores

Alba Pagès Nebot1, Mar Ocaña Fernández2

1 asistente. Maestra de primaria. Especialista en Atención a la Diversidad. Unidad de Derivación de Psiquiatría Infantil. Hospital Universitario Instituto Pedro Mata. Reus (Tarragona)
2Máster en Intervenciones de Enfermería para Pacientes Complejos por la Universidad de Barcelona. Unidad de Medicina Interna y Urología. Hospital de Sant Pau y Santa Tecla. Tarragona

Contacto:

Alba Pagès Nebot. C / Llevant, 2. 43391 Vinyols i els Arcs (Tarragona)

resumen

Objetivo: explorar las características y comportamientos que comparten las niñas pro-ANA (anorexia nerviosa en entornos virtuales), así como identificar sus necesidades de salud.
Método: investigación cualitativa basada en el análisis en profundidad de cuatro blogs pro-ANA, que se realizó en dos fases. En una primera fase exploratoria se realizó la selección, vaciado y análisis de blogs pro-ANA; Posteriormente, creó su propio blog, «Un cambio de rumbo», para interactuar y acercarse a los participantes del estudio. En la segunda fase se realizó un análisis intensivo de la transcripción del blog y se elaboró ​​un diario de campo para cada uno, que se utilizó como herramienta de codificación y categorización.
Resultados: Se obtuvieron las siguientes categorías: la búsqueda de la perfección y la preocupación por el peso y la imagen; las fotografías delgadas inspiran baja autoestima y la búsqueda de reconocimiento social; meta de peso, autoinsulto, sentimientos de culpa, vacío, soledad y malentendidos; autocontrol sobre el cuerpo; autoimpuesto, conflicto familiar y estado de ánimo inestable; autoagresión; mentiras y personalidad dividida; TCA como estilo de vida; contradicciones en la conciencia de la enfermedad; y la evasión y la búsqueda de apoyo en el mundo de los blogs.
Conclusiones: A pesar del intento de los participantes por lograr el éxito en todos los ámbitos de la vida diaria a través del adelgazamiento, se establece en ellos un sentimiento de auto-insatisfacción y baja autoestima, que aumenta en paralelo con la aparición del trastorno. La autoestima se convierte en el eje vertebrador de todos los aspectos que giran en torno a este trastorno.

Palabras clave:

Trastornos de la alimentación (ADD); anorexia nerviosa; blogs pro-ANA; debilitar; investigación cualitativa

Título:

Características y comportamientos compartidos por las niñas Pro-ANA. Un cambio de dirección para la anorexia nerviosa

Abstracto:

Objetivo: explorar las características y comportamientos que comparten las niñas Pro-ANA (anorexia nerviosa en entornos virtuales), así como identificar sus necesidades de salud.
Método: investigación cualitativa basada en el análisis en profundidad de blogs Pro-ANA, realizada en dos etapas. La primera etapa exploratoria consistió en seleccionar, recolectar datos y analizar blogs Pro-ANA; Posteriormente, se creó un blog específico llamado «Un cambio de dirección» para interactuar y acercarse a los participantes del estudio. En la segunda etapa se realizó un análisis intensivo de la transcripción del blog y se elaboró ​​un diario de campo para cada uno, que se utilizó como herramienta de codificación y clasificación.
Resultados: se recuperaron las siguientes categorías: la búsqueda de la perfección y la preocupación por el peso y la imagen; fotos de inspiración, baja autoestima y búsqueda de reconocimiento social; metas de peso, autoinsultos; sentimientos de culpa, vacío, soledad y malentendidos; autocontrol sobre el cuerpo; autoestima, conflictos familiares y estado de ánimo inestable; autolesiones; mentira y doble personalidad; trastornos alimentarios como estilo de vida; contradicciones, conciencia de la enfermedad; y escapar y buscar apoyo en el mundo de los blogs.
Conclusiones: independientemente del intento de los participantes de lograr el éxito en todos los ámbitos de la vida diaria por parte de las delgadas, éste está dominado por un sentimiento de auto-insatisfacción y baja autoestima, que aumenta en paralelo con la implementación del trastorno. La autoestima se convierte en el foco principal de todos los aspectos de este trastorno.

Palabras clave:

Trastornos alimentarios (DE); anorexia nerviosa; Blogs pro-ANA; debilitar; investigación cualitativa

Introducción

Cada vez más jóvenes y adolescentes comparten el deseo de «querer perder peso». Esta idea predomina en la población femenina joven de 14 a 24 años (1). La causa de este deseo se encuentra en la insatisfacción del cuerpo, resultado de la aparición de un malestar en la percepción que se tiene del propio cuerpo; alrededor del 70% de los adolescentes no están satisfechos con su cuerpo (2,3).

Este malestar suele aparecer como respuesta a la presión social para adelgazar, tan típica en las sociedades desarrolladas; también debido a la baja autoestima y la visión negativa de la propia imagen corporal, dando lugar a lo que se conoce como trastornos alimentarios (TCA). Se caracterizan por una alteración persistente en la conducta relacionada con la alimentación, que afecta negativamente la salud y las capacidades psicosociales de quienes las padecen. Son consideradas enfermedades psiquiátricas con gran variabilidad en su presentación y gravedad, estando más extendidas entre la población femenina adolescente-juvenil, así como en sociedades desarrolladas y occidentales (4).

Según el DSM-V, la disfunción eréctil incluye anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, trastorno alimentario no especificado y trastorno por comer en exceso. Este trabajo se centra en la anorexia nerviosa (AN), caracterizada por una restricción del consumo de energía en relación a los requerimientos que conducen a un peso corporal significativamente menor, definido como menor al mínimo normal o para menores y adolescentes menor al mínimo esperado. su edad y estatura; de un miedo intenso a aumentar de peso o volverse obeso o un comportamiento persistente para evitar aumentar de peso, incluso con bajo peso; alterando la percepción del peso corporal o figura y exagerando su importancia en la autoevaluación o negando persistentemente el peligro que representa el bajo peso corporal actual (5).

Los estudios epidemiológicos de la AN en España muestran que la prevalencia aproximada es del 0,9% en mujeres y del 0,3% en hombres. En cuanto a la edad de inicio de la AN, las cifras indican la mayor prevalencia entre los 15 y los 25 años. La incidencia se estima en 0,3%. Ocurre con más frecuencia en mujeres que en hombres y generalmente comienza en la adolescencia o en la edad adulta temprana (2: 6-8).

La adolescencia es una etapa compleja de la vida en la que los niños y niñas se lanzan en busca de su identidad, siendo influenciados por los valores que impone una sociedad superficial y materialista. De esta forma, se da máxima prioridad a la extrema delgadez y apariencia física. Esta preocupación limita gravemente el resto de su vida. La manifestación de estas preocupaciones no puede ignorarse a una edad temprana (9).
La AN es un trastorno multifactorial causado por una interacción compleja de factores emocionales, personalidad y funcionalidad familiar, sensibilidad genética y cultural (2,4,9-13).

Es en este entorno donde aparecen blogs online que promueven y potencian este trastorno alimentario donde la comunicación fluye entre ANA (nombre de “anorexia” en determinados entornos virtuales) y Wannabe (tú quieres ser, las chicas que quieren ser ANA). constantemente. Aquí las chicas pro-ANA (promotoras de AN) se expresan libremente. Además, muchas chicas no encuentran apoyo en ningún otro lugar que no sea el de los blogs (14).

El objetivo de este estudio fue explorar las características y comportamientos que comparten las niñas pro-ANA, así como identificar sus necesidades de salud.

Método

Se realizó un estudio cualitativo entre enero y marzo de 2014, basado en un análisis en profundidad de cuatro blogs. Se trató, por tanto, de un estudio inductivo, en el que, a partir de los discursos y representaciones narrados relacionados con los significados de «no comer», se Aproximación a la experiencia de la enfermedad. El estudio consta de dos fases.

Paso 1

La fase exploratoria en la que se seleccionaron, vaciaron y analizaron cuatro blogs pro-ANA, que fueron seleccionados por Google con las palabras blogs ANA (anorexia) y MIA (bulimia). Se consideraron los siguientes criterios de inclusión: Blogs pro-ANA, que entendían la anorexia como un estilo de vida, utilizado por mujeres entre 18 y 25 años, domiciliadas en España, que estaban actualizados, con publicaciones periódicas y abiertas durante al menos un año. después.

Después de seleccionar los blogs, los autores de este artículo se presentaron a cada bloguero mediante la publicación de un comentario. En este también se solicitó el consentimiento para el uso de los datos publicados y la participación para la realización del estudio. Se creó un blog personal, A Change of Course, que permitiría a los participantes del estudio interactuar y acercarse entre sí. La estructura del blog se basó en una página de inicio con todas las publicaciones ordenadas por fecha, y en el lado derecho estaban los comentarios de cada mes. En el mismo apartado se podía acceder al perfil del autor del blog, en este caso los propios autores como investigadores, cuyo seudónimo era Alma. En el perfil se asignó información sobre el sexo femenino y la región de ubicación. El blog se lanzó en 2014 y se ha actualizado periódicamente con preguntas y artículos sobre trastornos alimentarios como estilo de vida, cuerpo, influencia de la moda y alimentación, entre otros.

En esta primera fase, y de forma transversal, se aplica como observación participante, con el fin de recolectar datos a través de publicaciones de blog. Crear tu propio blog fue una herramienta para acercarte a ellos y poder interactuar a través de un mismo canal. Las publicaciones y los comentarios se monitorearon regularmente a través del blog, y las publicaciones se comentaron con preguntas breves y claras para compartir y discutir con ellos. La interacción con los cuatro participantes del estudio en el blog se redujo a uno, que comentaba esporádicamente respondiendo a sus propias entradas. También se obtuvo respuesta del propietario de un blog, que no estaba en la muestra del estudio, pero que fue invitado a participar.

Fase 2

Durante esta fase se realizó un análisis intensivo de la transcripción de los blogs, realizando una lectura exhaustiva de los mismos, revisando todas las publicaciones y comentarios. Posteriormente, se compiló un diario de campo para cada blog, recogiendo todos los temas que discutieron o publicaron entre ellos. La información se registró con esta revista, que luego se utilizó como herramienta de codificación y clasificación. A partir de este análisis, se identificaron las necesidades de salud.

En todo momento se han tenido en cuenta las cuestiones éticas, el consentimiento y la protección de los derechos individuales a la dignidad humana, la privacidad, la confidencialidad y el bienestar (15:16).

resultado

Tras el análisis, se obtuvieron las siguientes categorías: la búsqueda de la perfección y la preocupación por el peso y la imagen; las fotografías delgadas inspiran baja autoestima y la búsqueda de reconocimiento social; meta de peso, autoinsulto, sentimientos de culpa, vacío, soledad y malentendidos; autocontrol sobre el cuerpo; autoimpuesto, conflicto familiar y estado de ánimo inestable; autoagresión; mentiras y personalidad dividida; TCA como estilo de vida; contradicciones; conciencia de la enfermedad; y la evasión y la búsqueda de apoyo en el mundo de los blogs. Después de los extractos literales de los blogs, que apoyan estas categorías, las iniciales de los nombres de los participantes se indican entre paréntesis.

La búsqueda de la perfección y la preocupación por el peso y la imagen

El objetivo de las niñas, entre otras cosas, es la búsqueda de la perfección, porque su pensamiento se centra en la estética del cuerpo perfecto según sus criterios individuales.

«Ha pasado mucho tiempo desde que pesé 76,9 kg […]. De todos modos, por eso estoy feliz, aunque mi mejor amigo no se dio cuenta. Tengo una amiga que sabe que soy ANA, pero ella me apoya, realmente la entiende de cierta manera. Verás, ¡solo queremos ser perfectos! Soñé con ser modelo. Además, quiero serlo. Cuando estoy débil […]. Lo único que me falta es mi delgadez ”(S).

«Lo único que quiero es alcanzar el peso que quiero y sobre todo sentirme bien conmigo mismo, verme bien, quererme …» (J).

Fotos delgadas inspiradoras

Muchas se inspiran y buscan tal perfección en las fotos en las que aparecen chicas promoviendo la delgadez y equiparándola con la belleza, la mayoría de ellas retocadas, promoviendo así un prototipo de belleza ficticio. Esto da lugar a una obsesión por el peso y la imagen, confundiendo una parte con el todo, llevándolos a generar un pensamiento dicotómico.

«[…] Un día, cuando estaba aburrido en casa, comencé a buscar páginas web cuando encontré una página inspiradora. Al principio no sabía qué era, pero mirando las fotos y leyendo los comentarios de la gente, me di cuenta de que esto era lo que me estaba perdiendo, la fuente de inspiración que estaba buscando.

Y así empecé a buscar más páginas y páginas como esta, leyendo sus blogs, comentarios … y me sentí identificada con las chicas que escribían en ellos ”(I).

Baja autoestima y búsqueda de reconocimiento social

La baja autoestima es la principal causa de no comer para adelgazar y, entre otras razones, de ser aceptado y reconocido en el entorno social.

“Hoy es uno de esos días en los que me quiero morir, me da asco, me siento mal y encima no derramé! Sé que habrá gente que me va a criticar y sí, tienen razón, soy una puta obesa, qué asco soy. Sé que debería hacer ejercicio toda la noche, pero mañana tengo un examen […]”(J).

«Lo que es extraño acerca de mí es que, aparte de mi madre, nadie me dijo que perdí peso o lo noté. ¿Cómo puede ser eso?» (S).

Meta de peso, auto-abuso, culpa, vacío, soledad y malentendidos

Esto conduce a la progresión del trastorno, estableciendo así una dependencia del propio cuerpo y un cambio constante de su propósito, produciendo un sentimiento de insatisfacción corporal, culpa y frustración, que conduce a una mayor disminución de la autoestima.

«Me siento culpable, pero no puedo volver. No soy fuerte. ¡¡¡Ésta es la gran verdad !!! «(yo).

«Soy una puta gorda, lo odio, maldita sea, no estoy haciendo nada bien» (J).

«Me siento eficaz para perder peso» (S).

“Tengo tantos insultos acumulados en mi contra que si pudiera, me cortaría el alma como una piñata para que cayera en cascada. […] Esa imagen que me devuelve el espejo no soy yo. No puedo ser yo. O adelgazo y sigo adelante como si esto no hubiera sucedido, o me estoy cortando las venas ahora, pero no quiero vivir en este cuerpo ”(K).

Autocontrol sobre el cuerpo

El cuerpo se convierte en fuente de placer y poder. Según Miriam Sánchez y Txell Lozano (16), de repente se dan cuenta de que pueden controlar algo […] Pueden controlar lo que encontraron incontrolable, su cuerpo adolescente:

“De vez en cuando me permito comer tortas de chocolate para aliviar la ansiedad, saber que puedo comerme tres galletas y no devorar todo el paquete me da una sensación de control que me hace muy feliz” (K).

“Me pesaré todos los días, pero prestaré especial atención al peso el domingo para ver cuánto pierdo por semana” (J).

Conflicto familiar, auto-vinculante y estado de ánimo inestable

Ven el cuerpo como un refugio de los problemas y cuando se pierde este control, aparece un sentimiento de culpa junto al castigo (ayuno, purificación, ejercicio …), manifestando una actitud de exigencia y disciplina. El castigo por comer está relacionado con la sensación de vacío.

“Comí carne, dulces, helados… asqueroso. Y ahora me siento mal conmigo mismo, me siento asquerosamente gordo ”(yo).

«Este viernes fue un día desastroso, mi castigo: publicarlo y morir de vergüenza porque no logré mi objetivo de no vomitar …» (J).

«[…] y por otro lado está la vida que vives en silencio y escondida donde solo quieres tumbarte en la cama con tu almohada y música y llorar hasta que no puedas parar y sacar todo lo que llevas dentro porque sientes que no No entiendo a nadie, solo a ellos (ANA y MIA) ya que quieres ser solo una hermosa princesa y tienes que luchar contra todos porque las personas que te rodean no entienden que solo te sentirás feliz y que no tendrás que fingir ser la niña antes de llegar a tu meta … ”(J).

Nota: ANA y MIA se refieren a anorexia y bulimia.

autolesiones

Las ideas de autolesión y suicidio son comunes porque son una fuente de placer y libertad. Algunos muestran sentimientos de alivio cuando se sienten satisfechos, liberando la ira que contienen.

«Prefiero morir que vivir en un cuerpo gordo» (K).

«No me curaré el día que coma mejor. Me curaré el día que mire hacia abajo en un hermoso paisaje, y lo primero en lo que pienso es en no tirarme al revés ”(K).

«Estaba a punto de cumplir tres años en agosto sin un corte de pelo, pero creo que tendré que empezar de nuevo. Noche de alcohol, conversaciones incomprensibles por llorar con mi mejor amiga y mi amada cristal. El que había escondido tanto que ni siquiera recordaba que todavía lo tenía. El que pica tan profundo que, si lo golpeas con todas tus fuerzas 20 veces en el mismo punto, te encuentras con un agujero en el que encaja tu dedo meñique ”(K).

“Hoy me corté por primera vez, fue un poquito, nunca lo hice pero sentí que quería hacerlo y no lo pensé; Las heridas no paran de sangrar y duele pero me siento tan relajado, no pensé que me sentiría tan bien, es un sentimiento que no se explica, tal vez libertad, no lo sé pero me gusta […] No sé qué me pasa, cada vez tengo más miedo de mí mismo porque cada día que pasa necesito cortarme un poquito y no quiero volverme adicto a los cortes, pero cuando lo hago tengo una sensación de paz y por un momento me olvido de todo, los pensamientos suicidas vuelven a mí y no puedo dejar de pensar en cómo hacerlo y en cómo reunir el valor para hacerte desaparecer ”(J).

Mentiras y personalidad compartida

Al mismo tiempo, muestran odio hacia sí mismos, mostrando una actitud normalizadora hacia los demás, mostrando cómo algunos de ellos afirman tener una doble personalidad.

“A veces necesito escaparme a un lugar solo y poder pensar con tranquilidad sin que nadie me diga nada, en esos momentos me gustaría subir a la cima de una montaña y gritar hasta perder la voz por todo lo que tengo. interior; Es difícil vivir una doble vida: una vida en la que pretendes ser la chica más feliz del universo. […] y por otro lado está la vida que se vive en silencio y en secreto ”(J).

TCA como estilo de vida

Esta actitud tiene como objetivo mostrar un cuerpo bello, normalizando la relación con la comida para obtener el reconocimiento de los demás, aunque menciona la realización de esta actitud, de este estilo de vida, de la propia voluntad.

«Es mi cuerpo y hago lo que quiero con él. ¡¡¡No voy a lastimar a nadie, así que les voy a pedir que respeten mi estilo de vida !!! » (I).

Contradicciones y conciencia de la enfermedad

Las contradicciones son comunes en este trastorno.
“Me contradigo constantemente, quiero ser feliz con cualquier peso pero ser débil; Quiero estudiar y ser holgazán; No quiero ser superficial pero no puedo evitarlo; Amo a mis amigos pero no soporto estar con la misma gente por más de unas pocas horas; También me encanta la soledad y la libertad que conlleva, no atiendo llamadas, puedo perderme una semana en el mundo, vine a plantar gente y luego quejarme porque me siento incomprendido … pero como van a entenderme si ¿No voy a dejar que nadie entre en mi mundo? » (K).

“Me sorprende que haya chicas que quieran entrar a este mundo, me da un poco de tristeza, entré sin darme cuenta y ahora sé que no puedo irme, ni siquiera entiendo; por un lado, creo que deberías dejar de vomitar y empezar a comer como la gente «normal»; y por otro lado, no puedo dejar de hacerlo y no quiero comer […] La verdad es que me siento un poco mal porque creo que comí demasiado, pero por otro lado me siento bien porque logré no vomitar ”(J).

Evitar y buscar apoyo en el mundo de los blogs.

Los blogs no mencionan ningún trastorno, sino un malestar interno que afecta a todos los ámbitos de la vida diaria, sintiéndose incomprendido y expresando sentimientos de soledad. Es aquí donde recurren a los blogs, un lugar donde se sienten dentro de una burbuja, comprendidos y comprendidos, donde pueden expresarse libremente utilizándolos como diario personal.

«Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces. Pensé que podía irme tan pronto como pudiera. Llevo casi tres años yendo y me estoy poniendo peor cada día, solo quiero salir y no lastimar a mi familia y volver a ser la chica a la que no le importaba lo que le dijeran y sobre todo ser feliz ”(J).

“Aunque la enfermedad es ‘fría’ para mí, tiene un lado positivo y es el hecho de que he logrado conocer gente que me comprende” (J).

“Estoy muy confundido, a veces estoy convencido de que quiero ser una persona sana y normal que coma cuando me apetezca, y después de cinco minutos lamento no haber metido los dedos en ella para que no tuviera consecuencias. . en la escala ”(K).

“Fue un camino un tanto difícil perder tanto peso y sin princesas y príncipes lo hubiera renunciado” (C).

“Por eso te quiero tanto, porque me dan ganas de seguir con este estilo de vida, me siento identificado contigo, no tengo con quien hablar de esto y me das la fuerza para seguir” (yo).

Discusiones y conclusiones

La DE se desarrolla principalmente durante la adolescencia. Por este motivo, es necesario realizar la prevención primaria en la preadolescencia, es decir, antes de la aparición del trastorno. Según algunos estudios, es necesario introducir técnicas terapéuticas tempranas para facilitar el reconocimiento y aceptación del tratamiento y así prevenir el daño (17,18).

El entorno escolar, con su función educativa y formativa, es un entorno ideal para la prevención y educación para la salud. Según Tirado (17), es el motor del cambio social y, al mismo tiempo, un facilitador de actitudes y valores positivos hacia una vida saludable; es un entorno ideal para desarrollar estrategias que promuevan cambios en los estilos de vida y comportamientos de los jóvenes.

Autores como Júlia Ledo (19), que reflexiona en su tesis doctoral sobre un apartado de historias virtuales sobre anorexia y bulimia, han utilizado la información proporcionada por blogs y chats online para resaltar o consolidar datos bibliográficos. Sin embargo, este trabajo no se ha desarrollado completamente a partir de estas herramientas.

Según la evidencia científica, la insatisfacción corporal y el perfeccionismo son características básicas de los trastornos alimentarios como factores predisponentes, desencadenantes y perpetuadores, que influyen significativamente en su tratamiento y resultado. También existe el deseo de aprobación del entorno social, de tener control sobre el cuerpo a través de restricciones, ayuno y ejercicio (20-23). Ser débil es sinónimo de salud, atracción física, persuasión, éxito, autorrealización, autocontrol y aceptación del orden (14).

Diversos estudios han mostrado resultados similares a los encontrados en el presente estudio (24-31), relacionando el autocontrol con las tácticas para evitar comer; la contradicción entre su negativa a comer al pensar en comida, calorías y dieta al mismo tiempo; percepción distorsionada del propio cuerpo y promoción del seguimiento de modelos estéticos en las redes sociales; impulsividad y búsqueda de sensaciones con los trastornos alimentarios; la capacidad de las personas con AN de dañar su cuerpo; la relación entre el desconocimiento de la enfermedad y la adherencia al tratamiento médico. Del mismo modo, Calvo et al. (29) concluye que todos los pacientes con DE tienen dificultades emocionales.

Sin embargo, a pesar de intentar tener éxito en todos los ámbitos de la vida diaria a través del adelgazamiento, desarrollan una sensación de auto-insatisfacción y baja autoestima que aumenta con la aparición del trastorno, como sugieren algunos estudios (32). De esta forma, una vez catalogadas las vivencias e historias de los protagonistas de estos trastornos, a los que catalogan como “estilos de vida”, lo que da lugar al descanso y que adquiere gran relevancia es la baja autoestima. La autoestima se convierte en el eje vertebrador de todos los aspectos que giran en torno a este trastorno.

Basado en esto estudio, existe la necesidad de realizar estudios con mujeres y hombres, ya que existe evidencia de que la prevención y atención de este trastorno requiere un enfoque de género (33). Esto, junto con la pequeña muestra y también un tiempo de investigación limitado, fue parte de las limitaciones del estudio. Un trabajo más prolongado podría ayudar a mejorar el ejercicio de reflexividad necesario de los investigadores. El uso de un método de triangulación para recolectar información también habría sido otro aspecto a considerar en cuanto a la dependencia del estudio.

fondos

Nadie.

Conflicto de intereses

Nadie.

Bibliografía

  1. Castro J, Toro J. Anorexia nerviosa: El peligro de la pérdida de peso. Barcelona: Morales i Torres; 2004.
  2. Vásquez N, Urrejola P, Vogel M. Actualizaciones sobre el manejo hospitalario de la anorexia nerviosa: recomendaciones prácticas. Pr. Med. chile [internet]. Mayo de 2017 [citado 12 mar 2019]; 145 (5): 650-6. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872017000500013&lng=en
  3. Lladó G, González R, Blanco M. Anorexia y bulimia nerviosa: la difusión virtual de la enfermedad como estilo de vida. Nutr. Hosp. [internet]. Junio ​​de 2017 [citado 12 mar 2019]; 34 (3): 693-701. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112017000300693&lng=es
  4. Gómez C, Palma S, Miján A, Rodríguez P, Matía P, Loria V et al. Documento de consenso sobre evaluación nutricional y manejo de los trastornos alimentarios: anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, trastorno por comer en exceso y otros. Resumen ejecutivo. Nutr. Hosp. [internet] 2018 [cited 12 mar 2019]; 35 (2): 489-94. Disponible de: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112018000200489&lng=es
  5. Asociación Estadounidense de Psiquiatría, Kupfer DJ, Regier DA, Arango López C, Ayuso-Mateos JL, Vieta Pascual E, Bagney Lifante A. DSM-V. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. 5ª ed. Madrid: Ed. Médica Panamericana; 2014.
  6. Lorenzo Pérez T. Anorexia nerviosa: una revisión actualizada del trastorno. Tesis de maestría [internet]. Palma de Mallorca: Universidad de las Islas Baleares; 2017 [citado 12 mar 2019]. Disponible en: http://dspace.uib.es/xmlui/bitstream/handle/11201/146363/tfm_ 2016-17_MPGS_tlp632_641.pdf? sequence = 1
  7. Peláez M, Raich R, Labrador F.Trastornos alimentarios en España: revisión de estudios epidemiológicos. Rdo. Méx. a Trastor. Comida [internet]. Junio ​​de 2010 [citado 12 mar 2019]; 1 (1): 62-75. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2007-15232010000100007&lng=es
  8. Boraska V, Franklin CS, Floyd JA, Thornton LM, Huckins LM, Southam L et al. Un estudio de asociación de todo el genoma de la anorexia nerviosa. Mol Psiquiatría [internet]. 2014 [citado 12 mar 2019]; 19: 1085-94. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24514567
  9. Urgencias de la casa. Evaluación, ética y poder. 2ª ed. Madrid: Morata; 2000.
  10. Lutter M, Khan M, Satio K, Davis K, Kidder I, McDaniel L et al. La mutación HDAC4A778T asociada con los trastornos alimentarios altera los comportamientos alimentarios en ratones hembra. Psiquiatría biológica [internet]. 2016 [cited 12 mar 2019]; (81): 770-7. Disponible de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5386818/
  11. Sainos D, Sánchez M, Vázquez E, Gutiérrez I. Funcionalidad familiar en pacientes con anorexia nerviosa y bulimia. Cuidado familiar [internet]. 2016 [citado 12 mar 2019]; (22): 54-7. Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/atefam/af-2015/af152g.pdf
  12. García M, Vázquez M, Cabacas A, Costa D, Roig N, Montesinos M, et al. Pelagagra en un adolescente con anorexia nerviosa. Pediatría catalana [internet]. 2017 [citado 12 mar 2019]; (77): 27-9. Disponible en: http://webs.academia.cat/revistes_elect/view_document.php?tpd=2&i=6708
  13. Martín Murcia F.Análisis de variables terapéuticas de cambio en pacientes con anorexia nerviosa y trastornos de la personalidad [Doctorado] [internet]. Almería: Universidad de Almería; 2015. [citado 12 mar 2019]. Disponible en: https://www.educacion.gob.es/teseo/imprimirFicheroTesis.do?idFichero=MCClSkhQqD8%3D
  14. Comelles JM, Gracia Arnáiz M (coord.). Don’t eat: historias sobre alimentación, cuerpo y género en el nuevo milenio. Barcelona: Icaria; 2007.
  15. Latorre A, del Rincón D, Arnal J. Bases metodológicas de la investigación educativa. Barcelona: Hurtado; mil novecientos noventa y seis.
  16. Sánchez Pellisé M, Lozano Rochel T. “Eso” de ser adolescente… En: Martínez Fernández J, Navarro García S, Perote Alejandre A, Sánchez Povedano M (coord.). Educar y crecer en salud. Madrid: Marketing y Comunicación Internacional; 2010.
  17. Disparo JR. Sobre la complejidad de la educación en valores para una ciudadanía responsable. Actas del Congreso «Ciudad Educadora». Málaga; 2002.
  18. Calvo Sagardoy R, Gallego Morales LT, Solórzano Ostolaza G, Kassem García S, Morales Martínez C, Codesal Julián R et al. Procesamiento emocional en pacientes con trastornos alimentarios en adultos vs. adolescentes: reconocimiento emocional y teoría de la mente. Nutr. Hosp. [internet]. 2014 [citado 12 mar 2019]; 29 (4): 941-52. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112014000400031&lng=es
  19. Ledo J. Usuarios de red y TCAS: un análisis antropológico de espacios, usos y narrativas virtuales [Doctorado]. Barcelona: Universidad Rovira i Virgili; 2013.
  20. Behar A, Gramegna S, Arancibia M. Perfeccionismo e insatisfacción corporal en los trastornos alimentarios. Pr. Chil. Neuro. Psiquiatra. [internet]. Junio ​​de 2014 [citado 12 mar 2019]; 52 (2): 103-14. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-92272014000200006&lng=es
  21. Gómez C, Palma S, Miján A, Rodríguez P, Matía P, Loria V et al. Documento de consenso sobre evaluación nutricional y manejo de los trastornos alimentarios: anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, trastorno por comer en exceso y otros. Resumen ejecutivo. Nutr. Hosp. [internet]. Abril de 2018 [citado 12 mar 2019]; 35 (2): 489-94. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112018000200489&lng=es
  22. Jiménez-Flores P, Jiménez-Cruz A, Bacardí-Gascón M. Insatisfacción con la imagen corporal en niños y adolescentes: una revisión sistemática. Nutr. Hosp. [internet]. Abril de 2017 [citado 12 mar 2019]; 34 (2): 479-89. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112017000200479&lng=es
  23. Cruzat Mandich C, Díaz Castrillón F, Aylwin Navarro J, García Troncoso A, Behar Astudillo R, Arancibia Meza M. Discursos en anorexia y bulimia nerviosa: un estudio cualitativo sobre la vivencia del trastorno. Rdo. Méx. a Trastor. Comida [internet]. Diciembre de 2014 [citado 12 mar 2019]; 5 (2): 70-9. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2007-15232014000200001&lng=es
  24. Fernández Moreno C, Granados Bolívar M, Jiménez García Á. Pacientes con anorexia nerviosa en zonas rurales. Una lucha interna y externa por vivir. Rdo. Auditorio digital [internet]. 2014 [citado 12 mar 2019]; (vigésimo). Disponible en: http://www.index-f.com/para/n20/pdf/390.pdf
  25. Sánchez Llaneza J. Dinámica familiar en la anorexia nerviosa: un abordaje sistémico [Trabajo Final de Grado] [internet]. Montevideo: Universidad de la República; 2015. [citado 12 mar 2019]. Disponible en: https://www.colibri.udelar.edu.uy/jspui/bitstream/12345678 9/7521/1 / tfg_1_2.pdf
  26. Castro Zamudio S, Castro Barea J. Impulsividad y búsqueda de sensaciones: factores asociados a los síntomas de anorexia y bulimia nerviosa en estudiantes de secundaria. Escritos psicológicos [internet]. 2016 [citado 12 mar 2019]; 9 (2): 22-30. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1989-38092016000200003&lng=es
  27. Lian Q, Zuo X, Mao Y, Luo S, Zhang S, Tu X et al. Anorexia nerviosa, depresión y pensamientos suicidas entre adolescentes chinos: un estudio transversal nacional en la escuela. Salud ambiental y medicina preventiva [internet]. 2017 [cited 12 mar 2019]; (1): 22-30. Disponible de: https://environhealthprevmed.biomedcentral.com/track/pdf/10.1186/s12199-017-0639-2
  28. Alegre N. Adherencia al tratamiento en pacientes con anorexia nerviosa [Trabajo Final de Grado] [internet]. Santander: Universidad de Cantabria; 2015. [citado 12 mar 2019]. Disponible en: https://repositorio.unican.es/xmlui/bitstream/handle/10902/7054/AlegreGallegoN.pdf?sequence=1&isAllowed=y
  29. Calvo R, Gallego L, Solórzano G, Kassem S, Morales C, Codesal R, et al. Procesamiento emocional en pacientes con trastornos alimentarios en adultos vs. adolescentes; reconocimiento emocional y teoría de la mente. Nutr. Hosp. [internet]. 2014 [citado 12 mar 2019]; (29): 941-52. Disponible en: http://www.aulamedica.es/nh/pdf/7326.pdf
  30. Sánchez Hernández M. Anorexia nerviosa y perfiles de riesgo. Periódico de antropología [internet]. 2005 [citado 12 mar 2019]; (veinte uno). Disponible en: https://www.ugr.es/~pwlac/G21_08MariaJesus_Sanchez_Hernandez.pdf
  31. Kazén M, Baumann N, Twenhöfel J, Kuhl J. ¿Cuándo los pacientes anoréxicos perciben su cuerpo como demasiado gordo? Factores agravantes y mejoradores. Mas uno [internet]. 2019 [cited 12 mar 2019]; (1): 1-18. Disponible de: https://journals.plos.org/plosone/article/file?id=10.1371/journal.pone.0212612&type=printable
  32. Kästner D, Löwe B, Gumz A. El papel de la autoestima en el tratamiento de pacientes con anorexia nerviosa-A revisión sistemática y metanálisis. Trastornos de la alimentación [internet]. 2018 [cited 12 mar 2019]; (2): 101-6. Disponible de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30488479
  33. Martínez González L, Fernández Villa T, Molina de la Torre A, Ayán Pérez C, Bueno Cavanillas A, Capelo Álvarez R et al. Prevalencia de trastornos alimentarios en estudiantes universitarios españoles y factores asociados: el proyecto uniHcos. Nutr. Hosp. [internet]. Octubre de 2014 [citado 12 mar 2019]; 30 (4): 927-34. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112014001100030&lng=es

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *