Carta de una paciente a su auxiliar de enfermería

Las enfermeras trabajan codo con codo con otros profesionales. El trabajo en equipo es fundamental. Uno de los profesionales que trabaja muy de cerca con las enfermeras son las enfermeras. En Nursing Blog queremos aprovechar este post para reconocer el gran trabajo que hacen las enfermeras en su día a día.

Isabel Sánchez es enfermera de UCI en el Hospital Carlos Haya de Málaga y atendió a una joven granadina que sufrió un ictus a los 22 años.

Afortunadamente, Almudena salió de la UCI y le agradeció la condición. A continuación os dejamos con la carta de Almudena:

«Mi querida ISA …

Mi querida Isa, quería tener un detalle más personal contigo. Algo que ya sentiste, porque mi madre no pudo mantenerlo en secreto. Pero realmente quiero que sea un secreto a voces y que todos sepan la suerte que tuve de tenerte a mi lado.

Conocí a una Isa muy particular, una Isa que fue más allá de su trabajo. Me cuidaste, pero me cuidaste como lo haría mi madre.

Desde el silencio de esa habitación, vi cómo me cuidabas con ese amor maternal y cómo me mirabas con ojos diferentes, haciéndome sentir realmente especial.

Dirás o creerás que esto es inútil, que solo estás haciendo tu trabajo, pero estar enfermo y pasar tantos días ahí a veces te desespera cuando te sientes mejor y consciente de ello.

Tantos días han recorrido un largo camino … ¿Cómo puedo olvidar esa mañana cuando decidiste lavarme la cabeza? Incluso me diste pasta de dientes y me sostuviste con un peine. Esas gomas que solías hacer y te tomaste el tiempo para ponerme linda con esas trenzas y colas que me hiciste, pero además, me diste esa paz o tranquilidad, ese amor y hasta ese necesario toque de diversión y siempre, siempre con esa sonrisa y ese espíritu joven que das. Eres una gran mujer, mi querida «Madre Isa». Tu bondad innata habla por sí sola. Como les escribo en la carta a todos, las cosas están pasando por una razón, y nuestro camino estaba destinado a cruzarse, tal vez no en el mejor lugar del mundo, pero de una forma u otra tenía que pasar. De eso estoy seguro.

Gracias y mil veces gracias por darme lo mejor de ti y por acompañarme en este camino.

Espero que algún día nuestros caminos se vuelvan a cruzar y así volvamos a ver tu hermosa sonrisa. Pero cuando llegue, si algún día va a llegar, quiero que sepas que ya eres parte de mí y que nunca te olvidaré mientras mi cabeza te recuerde y mi corazón siga latiendo, por eso ya tener un lugar en ella.

Te amo y siempre te estaré agradecido,

Almudena ».

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *