Cómo lograr ser enfermero militar sin morir en el intento

¡Saludos a los futuros cadetes! En primer lugar, quiero felicitarlo por su decisión de unirse a nuestras Fuerzas Armadas. Es una decisión que te aseguro que nunca te arrepentirás.

Me gustaría contarles un poco sobre el recorrido de este largo y constante esfuerzo que realicé personalmente para ingresar al servicio de salud militar. Empezaré diciendo que trabajaba en un asilo de ancianos en el turno de la mañana, y luego solo me quedaban las tardes para dedicar mi cuerpo y alma a estudiar. Es cierto que fue un año muy difícil, pero al final me acostumbré a no levantarme de la silla en toda la tarde. Quizás esto sea lo más importante, que crees un hábito que siempre vaya acompañado de toda la ilusión del mundo para lograr tu objetivo.

Cabe mencionar que, tras fracasar por segunda vez, tomé la mejor decisión de mi vida, a saber, pedir ayuda a la que hoy es la mejor academia dedicada a esta oposición. Luego me prometí a mí mismo que este era el último año que fracasaba y fui a la Rota Premier. Es el mejor centro de toda España, como demuestra con las estadísticas anuales que el profesorado y el plan de estudios que allí se imparten son inmejorables. Además, me sentí muy protegida porque ella se acercaba a cada uno de nosotros. Nunca podremos agradecerle todo lo que ha hecho por mí y por cada uno de mis colegas.

El último año de oposición ha sido muy difícil, ¿por qué deberíamos engañarnos? Sufres, lloras, pateas, un día te sientes inseguro y al día siguiente te comes el mundo … así es como funciona. Pero no está mal, significa que sigues con la carrera y que das el 200%. En esos momentos, debemos reconocer que el apoyo de los seres queridos, como padres, hermanos o abuelos, es fundamental. En mi caso, estaban conmigo todos los días, apoyándome y soportando lágrimas y ataques de ira porque un examen simulado no salió como esperaba. No te preocupes, como dije antes, esta es una carrera de fondo y hay que perseverar, resistir y nunca rendirse. La batalla que se pierde es la que se abandona.

Una vez superada la oposición, lo único que tienes que hacer es calmarte y mostrar todo lo que sabes y todo en lo que has trabajado a lo largo de los años. A menudo es una cuestión de actitud más que de aptitud, aunque es cierto que la combinación de las dos es lo que conduce a la victoria. Es por eso que tienes que trabajar duro y demostrar que puedes manejarlo y más. El 10 de julio de 2017, una maestra me dijo: «solo cuando la ilusión es mayor que el miedo, se cumplen todas esas metas que nos marcamos». Y qué cierto era, porque de verdad tienes que demostrar tus ganas de estar ahí y ser un compañero más de nuestra preciosa enfermería militar. Sin embargo, lo que vengo a decir es que nunca debemos tirar la toalla, debemos seguir adelante, porque como bien dice el máximo guerrillero: “Que el cuerpo y la mente estén siempre preparados; cuando tu cuerpo diga ¡alto !, tu mente debería decir ¡adelante!

Una vez que hemos cumplido nuestro sueño, la carrera continúa. No creas que el año que viene será menos difícil por el simple hecho de ser cadetes del Common Corps, ¡la fiesta no para! En primer lugar, se realiza un recorrido por todas las Academias pertenecientes a cada uno de los ejércitos, a saber: Ejército, Aire y Armada. Después de estos cuatro meses en los que empacas y desempacas continuamente, recibes un entrenamiento militar lleno de momentos muy difíciles pero también lleno de momentos que nunca cambiaría con nada. Realiza maniobras, saltos en la piscina, ejercicios de tiro, muchos deportes y, lo más importante: valores militares. Pero todo esto lo descubrirás tú mismo. Es un año de experiencias completamente nuevas y enriquecedoras que hacen que tú, más que tus compañeros, te lleves a tus amigos de por vida.

Después de esta etapa viene la formación específica de salud militar. Cada especialidad tiene su propia agenda y cursos individuales, aunque luego compartimos muchas horas de estudio y deporte. Después de casi once meses, no eres un ascenso, sino una gran familia. Una de las muchas ventajas de esta profesión es que conoces a muchas personas y cada una de un extremo de España, entonces siempre se te brindará el alojamiento para tus futuras vacaciones.

En mi caso, me fui hace menos de un mes como asistente de enfermería y ya extraño a todos mis compañeros.

Para decirte adiós, solo para decirte que espero no aburrirte demasiado. Solo quería contarles un poco sobre la experiencia de ser miembro del Cuerpo de Salud Militar y, mejor aún, si la especialidad es ENFERMERÍA. Esta fue una introducción a todas las batallas que te esperan y que nunca olvidarás. Disfruta el camino. Les deseo toda la suerte del mundo, mucho aliento a todos ustedes.

Javier Perdiguero.

Para consultar la publicación original, puedes verla. Enlace.

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *