Concepto de competencia educativa desde la percepción del estudiante de enfermería

Cómo citar este artículo

Pimentel Jaimes JA, Bautista Álvarez TM, Ruiz Gómez GM, Rieke Campoy U. El concepto de habilidades educativas desde la percepción del estudiante de enfermería. Rdo. iberoam. Educ. Investigado. Enfermo 2019; 9 (3): 39-47.

autores

1.2 José Alfredo Pimentel Jaimes, 3 Tania Meyatzy Bautista Álvarez, 4 Gloria Margarita Ruiz Gómez, 1 Ulysses Rieke Campoy

1 Profesor Investigador. Facultad de Enfermería. Universidad Autónoma de Baja California (Recinto de Mexicali). México.
2 Estudiante de Doctorado en Ciencias de la Enfermería. Universidad de Guanajuato (Campus Celaya-Salvatierra). México.
3 Alumno de Maestría en Magisterio. Instituto Universitario de las Américas y el Caribe. México.
4 Profesor investigador. Unidad de Ciencias de la Salud. Universidad Autónoma del Carmen. México.

Contacto:

Correo electrónico: alfredo.pimentel@uabc.edu.mx

resumen

Introducción: Una competencia educativa se define como el conjunto de conductas socioafectivas y habilidades cognitivas, psicológicas, sensoriales y motoras que permiten el correcto desempeño de una actuación, función, actividad o tarea.
Objetivo: explorar el concepto de competencia educativa a partir de la percepción del estudiante de enfermería.
Metodología: se realizó un estudio cualitativo descriptivo-interpretativo en 44 estudiantes de la Licenciatura en Enfermería de una Universidad del sur de México. Los datos se obtuvieron a través de una tarjeta diseñada para el propósito del estudio. Se realizó un análisis del contenido del texto mediante la codificación y clasificación de los datos, de donde surgieron las categorías empíricas que se construyeron y relacionaron con el objetivo del estudio.
Resultados: de la comparación constante de los datos surgieron las siguientes categorías: 1) la competencia es competitiva; 2) competencia significa quién sabe más y 3) competencia significa habilidades, conocimientos y actitudes.
Conclusión: Hay percepciones divididas sobre el concepto de competencia educativa en los estudiantes que asisten, por lo que es importante explicarles a estos estudiantes qué es la competencia en un modelo educativo. Es necesario enfatizar que el conocimiento es uno de los componentes del desarrollo de habilidades, pero no el único.

Palabras clave:

percepción; estudiantes; Habilidades profesionales; educación en enfermería

Título:

El concepto de competencia educativa según lo perciben los estudiantes de enfermería

Abstracto:

Introducción: la competencia educativa se define como un conjunto de conductas socio-afectivas; y habilidades cognitivas, psicológicas, sensoriales y motoras para desempeñar un papel o realizar una tarea o actividad de manera adecuada.
Propósito: explorar el concepto de competencia educativa, tal como lo perciben los estudiantes de enfermería.
Métodos: se realizó un estudio cualitativo, narrativo-interpretativo en 44 estudiantes de pregrado en enfermería de la Universidad del Sur de México. Los datos se recopilaron a través de una celda que fue diseñada específicamente para el presente estudio. Se realizó un análisis del contenido del texto codificando y clasificando los datos; Se crearon categorías empíricas que se derivan de dichos datos y se correlacionan con el objetivo del estudio.
Resultados: a partir de una comparación continua de datos, surgieron las siguientes categorías: 1) competencia es competir; 2) competencia es quien tiene mejores conocimientos y 3) competencia significa habilidades, conocimientos y actitudes.
Conclusión: existen percepciones divididas sobre el concepto de competencia educativa entre los estudiantes de enfermería; por tanto, es importante aclarar a estos estudiantes qué constituye una competencia en un modelo educativo. Cabe destacar que el conocimiento es solo uno de los componentes necesarios para desarrollar habilidades, pero no el único.

Palabras clave:

percepción; estudiantes; Habilidades profesionales; educación para la salud

portugués

Calificación:

El concepto de competencia educativa desde la percepción del estudiante de enfermería

Resumen:

Introducción: La competencia educativa se define como el conjunto de conductas socioafectivas y habilidades cognitivas, psicológicas, sensoriales y motoras que le permiten realizar una actuación, función, actividad o tarea de manera adecuada.
Objetivo: explorar el concepto de competencia educativa desde la perspectiva del estudiante de enfermería.
Metodología: se realizó un estudio cualitativo descriptivo-interpretativo en 44 estudiantes de la carrera de Enfermería de una universidad del sur de México. Los datos se obtuvieron mediante una tarjeta diseñada para el propósito del estudio. Se realizó un análisis del contenido del texto mediante la codificación y categorización de los datos, de donde surgieron las categorías empíricas que se construyeron y relacionaron con el objetivo del estudio.
Resultados: de la comparación constante de los datos, surgieron las siguientes categorías: 1) la competencia es competitiva; 2) competencia es quien más sabe y 3) competencia son habilidades, conocimientos y actitudes.
Conclusión: existen percepciones divididas sobre el concepto de competencia educativa en los estudiantes que asisten y es importante aclarar a los estudiantes qué constituye competencia en un modelo educativo. Es necesario enfatizar que el conocimiento es uno de los componentes del desarrollo de habilidades, pero no el único.

Palabras clave:

percepción; estudiantes; Habilidades profesionales; educación en enfermería

Introducción

La palabra «competición» se deriva del griego agon y agonistes, que indica a quien se ha preparado para ganar competiciones olímpicas con la obligación de ser el ganador (1). Areté supremo, después de lo cual todo ciudadano griego anhelaba, tenía que triunfar en la batalla, ganar la posición de héroe y, por lo tanto, ver su distinguido nombre en la historia y su imagen recordada en mármol. Al principio, la educación griega tenía como objetivo lograr ese objetivo, la virtud suprema. A partir de Pitágoras, Platón y Aristóteles, esta areté cambia de significado para significar ser el mejor en conocimiento, el constructor de las teorías orientadoras de los proyectos políticos; Las competencias van desde habilidades y habilidades atléticas hasta tener éxito en los requisitos culturales y cognitivos (2).
La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), citada en Gaibor et al. (3), define una competencia educativa como: el conjunto de conductas socioafectivas y habilidades cognitivas, psicológicas, sensoriales y motoras que permiten el logro de un desempeño adecuado, una función, una actividad o una tarea. Asimismo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), citada en Nova (4), la define como: la capacidad de responder a demandas individuales o sociales para llevar a cabo una actividad. Cada competencia se basa en una combinación de habilidades prácticas y cognitivas interconectadas, conocimientos, motivación, valores, actitudes, emociones y otros elementos sociales y conductuales que pueden movilizarse juntos para actuar de manera eficaz.
Desde un punto de vista histórico, en el campo de la educación, se han desarrollado numerosas definiciones del concepto de competencia, tanto por organizaciones como por científicos en educación (5-8); Sin embargo, es posible identificar ciertos elementos en las conceptualizaciones que son característicos de su definición: primero, confluyen conocimientos, procedimientos, actitudes y valores; Otro aspecto indica que se definen solo en relación a su aplicación en una actuación, un tercer punto enmarca la relación con la experiencia, que es importante como medio de verificación y evaluación, y finalmente el contexto, que define en cierto tipo de efectividad. . de desempeño; Esto explica por qué se puede destacar una competencia en función del contexto en el que se aplica.
Lo anterior aplica para todas las ciencias y profesiones, en el caso de la enfermería como ciencia, disciplina y profesión, se toma en cuenta los requisitos para una formación integral y sistemática que se lleve a cabo en contextos disciplinarios y laborales (9). Procesos de formación en la atención se centra en el desarrollo de habilidades procedimentales en el campo de la simulación y la adquisición de diversas habilidades a través de la experiencia clínica (10). Gran parte de la práctica de la salud está relacionada con los conocimientos técnicos, es decir, el aprendizaje de las razones y métodos para realizar las técnicas necesarias. Sin embargo, el conocimiento científico, el fundamento teórico y especialmente la formación humanística y ética son aspectos fundamentales para el ejercicio de una profesión que se desarrolla a través de las relaciones humanas (11).
Hoy en día, las competencias específicas de la profesión de enfermería ya están definidas (12), y la formación de estos profesionales a nivel mundial se rige por un modelo educativo basado en competencias que responde a todos los cambios y demandas de la sociedad del siglo XXI. ; incluso las habilidades específicas deben integrarse en los perfiles de los graduados de estos profesionales. Aunque la mayoría de los estudiantes no lo saben claramente. Aunque se ha investigado sobre la adquisición de habilidades (13), el desarrollo de habilidades clínicas (14,15), la percepción de los estudiantes sobre sus habilidades y habilidades (15-18), la opinión de profesionales y pasantías de enfermería sobre la importancia de habilidades para graduarse, el diploma (19) y la percepción del estudiante sobre las habilidades del profesorado (20); Hasta la fecha, no se han encontrado estudios que exploren la percepción del concepto mencionado, por lo que el objetivo de este estudio fue explorar el concepto de competencia educativa en la percepción del estudiante de pregrado en Enfermería.

Metodología

Diseño

Se realizó un estudio cualitativo (21) con carácter descriptivo-interpretativo (22).

Participantes y ubicación

El estudio se realizó en una universidad del sur de México. Asistieron 44 estudiantes (mujeres y hombres) del cuarto semestre de la Licenciatura en Enfermería, seleccionados por conveniencia. El cuarto semestre fue elegido bajo el argumento de que inician sus primeras prácticas clínicas y comunitarias, y allí combinan conocimientos teóricos y prácticos, elementos fundamentales para el desarrollo de habilidades, por lo tanto, los semestres antes y después del dormitorio.

Mediciones

Para la recogida de datos se utilizó una ficha de datos personales, que incluía un ítem que se interesaba por el concepto y definición de competencia educativa. Todo esto desde la percepción del alumno de la Licenciatura en Enfermería.

Juicio

El procedimiento de recolección de datos consistió en tres etapas: 1) fundación del proyecto, 2) identificación de los participantes e invitándolos a participar en el estudio, y 3) recolección de datos. Paso 1. En apoyo del estudio se realizó una búsqueda bibliográfica electrónica y física exhaustiva de evidencia científica sobre competencias educativas. Paso 2. Una vez fundamentado el estudio, los participantes fueron identificados e invitados a formar parte del mismo. Posteriormente se acordó fecha, hora y lugar para la aplicación de la tarjeta de datos. Paso 3. La recolección de datos (consentimiento informado previo) se realizó en un espacio físico (aulas) dentro de la universidad mencionada anteriormente.
Al finalizar la presentación de la cédula de identidad, la participación de cada uno de los alumnos quedó satisfecha. Se garantizó en todo momento la confidencialidad de los datos, manifestando que la participación era voluntaria y también se les informó que podían abandonar en cualquier momento, sin afectar la situación escolar.

Análisis de los datos

La captura, procesamiento y análisis de los datos personales (edad y sexo) se realizó en el Static Package for Social Sciences (SPSS) versión 21 mediante estadística descriptiva (promedio, desviación estándar y porcentajes). Para la pregunta abierta que se refiere al concepto de competencia educativa, se realizó un análisis del contenido textual de manera artesanal, tomando en cuenta las etapas del análisis manifiesto y latente. Inicialmente, la información fue transcrita según lo expresado por los participantes. Posteriormente, se inició el análisis de los datos, identificando las palabras o ideas relacionadas con el objetivo de este estudio, las cuales fueron reveladas por lecturas repetitivas y una identificación de frecuencias (análisis manifiesto).
Durante el análisis latente se realizó la codificación, familiarización y organización de los datos que brindan información para revelar las percepciones deseadas. Al principio, se empezó a identificar y analizar toda la información escrita expresada por los participantes, enfatizando los hallazgos importantes, escribiendo notas en el margen, integrando un código para cada uno, asignando un color a cada descripción y luego buscando enlaces o relaciones. de la percepción de la competencia educativa.
Para la categorización se realizó una reducción de los escritos sin limitar la idea expresada por el entrevistado. Inmediatamente, se agruparon todos los que estaban estrechamente relacionados, comenzando por la categorización. Posteriormente, cada descripción se integró en categorías, analizando en profundidad si la integración era correcta, tenía que cambiar de lugar o dar lugar a una subcategoría. Una vez que la categoría estuvo plenamente representada por los escritos, se redactó un resumen explicando la categoría y la relación entre los elementos que la componen.
Para proteger la confidencialidad de los participantes, se asignó progresivamente una letra del alfabeto griego a las percepciones de los estudiantes. Cabe señalar que se presentaron las percepciones más relevantes para el objetivo de la investigación, ya que algunas respuestas tendieron a saturar los datos para cada una de las categorías encontradas.
Consideraciones éticas
Este estudio se adhirió a los principios establecidos en la Declaración de Helsinki (23) y a las disposiciones del Reglamento de la Ley General de Salud de Investigación en Salud en México (24). Este último establece que el desarrollo de la investigación en salud deberá tener en cuenta las cuestiones éticas que garantizan la dignidad y el bienestar físico y mental de las personas involucradas. Es importante señalar que este proyecto fue aprobado favorablemente por un comité de investigación y ética de la universidad donde se realizó el estudio.

resultado

En el presente estudio participaron 44 estudiantes del cuarto semestre de la carrera de Enfermería de una universidad del sur de México, con edades comprendidas entre los 19 y 29 años, con un promedio de 21,61 (DE = 1,7). La mayoría de los participantes fueron mujeres (72,7%).
Las siguientes categorías surgieron de la constante comparación de datos:

1. La competencia es competencia:
Los estudiantes a menudo tienen la idea errónea de que una habilidad educativa significa «competencia» con sus compañeros de clase, nivel de clase, carrera e incluso otras carreras, y continuamente expresan esto argumentando lo siguiente:

a) Es nuestra capacidad de ser mejores que los demás (alfa).
Como se señaló, los estudiantes describen que una habilidad es la capacidad de ser mejor que otras (en términos de trabajo individual), independientemente del progreso y / o retroceso del compañero, contrario a lo que se propone en uno de los cuatro pilares. educación «para saber convivir».

b) Es la búsqueda, la lucha, el juego para llegar a lo más alto y ser el mejor (beta).
Incluso logran expresar que una competición significa luchar y jugar todo por cualquier cosa como si fuera una competición deportiva en la que el objetivo es ganar a cualquier precio, siempre y cuando se sigan una serie de reglas y recomendaciones que, si no se respetan. , merece una sanción. Por otro lado, es bien sabido que la derrota del otro es motivo de celebración y alegría.
Llegar a la cima y ser el mejor indicaría que ha recibido un premio, ya sea un trofeo, un reconocimiento o una compensación económica. En el caso particular de los estudiantes, lo atribuyen a los procesos educativos en la competitividad diaria, respondiendo primero, entregando primero el trabajo, respondiendo primero cuando el docente hace preguntas, y se observa que se destaca por otros, que durante las prácticas clínicas las enfermeras decir: «Este es un buen estudiante», al final la estatuilla o recompensa será la nota final del curso o carrera semestral, para graduarse con mérito, mención honorífica o ser acreedor del primer lugar de la generación.

2. Competencia significa saber quién sabe más:
En la mayoría de las definiciones de competencia emitidas por los estudiantes, el elemento inicial, o que destaca principalmente, es el conocimiento, se espera que el conocimiento sea el componente principal, incluso el más importante para los estudiantes, porque lo expresan en la forma siguiente:

a) Es una lucha averiguar más (rango).
Al igual que en la categoría número 1, a esto le sigue la presentación de la lucha como un componente para lograr el máximo conocimiento. Partimos de la concepción de que el conocimiento es la base fundamental de cualquier acción, pues se argumenta que si «no sabes saber, no sabrás hacer». Desde el punto de vista de los estudiantes, no hay nada que preceda al conocimiento, ya que es la piedra angular de toda ciencia, de hecho es muy frustrante para los estudiantes de enfermería porque, al final, lo que se evalúa semestre tras semestre es una acumulación de conocimiento (contenido) visto durante el año escolar; La información cualitativa que se volverá cuantitativa (un número) será clasificada y determinará quién sabe más en términos de objetividad. Es frustrante para los alumnos no estar entre los «mejores», aunque pase el tiempo, sienten que se están quedando atrás en el sentido de no poder llegar a ellos, sin tener en cuenta que esto no solo significa poner conocimientos. También es frustrante para ellos que los profesores los clasifiquen como «los que saben más», de una forma u otra siempre serán clasificados como «los que saben menos».

b) El que más sepa será el mejor (delta).
En el entendido de que el alumno que acumule una mayor cantidad de conocimientos teóricos en el aula será el mejor en la práctica y el mejor preparado a la hora de encontrar trabajo. Esta afirmación no es del todo cierta, ya que se ha observado que 10 estudiantes, o su equivalente 100, tienen menos habilidades prácticas que sus compañeros con promedios de 70 y 80, respectivamente. No será mejor tener 7 manzanas que 10 (usted debería fijarse en la calidad de las manzanas). A menudo, la forma en que los estudiantes evalúan sigue siendo demasiado objetiva y omite una serie de detalles cualitativos que no pueden pasarse por alto. Los maestros deben prestar más atención o comodidad a los estudiantes de promedio más alto. En realidad, el conocimiento es solo uno de los elementos para que un profesional sea considerado competente. Es preocupante para los alumnos que sienten que saben menos porque entienden, al menos en ese momento, que no serán los mejores y no encuentran una motivación interna o docente para cambiar esa percepción de lo que significa ser competente y competitivo. .

3. Las competencias son habilidades, conocimientos y actitudes:
En el análisis y categorización de los datos, hay respuestas que se acercan adecuadamente a la connotación actual de competencia educativa, expresando lo siguiente:

a) Son los conocimientos y habilidades que se adquieren a lo largo del tiempo (épsilon).
Los estudiantes expresan que una competencia educativa es un conjunto de conocimientos y habilidades que se adquieren durante la formación académica en la que, independientemente de la percepción, el conocimiento ocupa el primer lugar y las habilidades en segundo lugar. La carrera de enfermero es un campo que depende del conocimiento teórico de los procedimientos y técnicas, así como de su fundamentada implementación práctica. Este pensamiento se restringe en base a la repetición de procedimientos, porque cuanto más los repitan, más competentes se vuelven, primero en la simulación clínica y luego en los hospitales. Los estudiantes se enfocan principalmente en una de las cuatro funciones sustanciales del cuidado de la salud, que es el cuidado de la salud; Cabe destacar que los otros tres son gestión, docencia e investigación.

b) Existen diferentes niveles de conocimientos, habilidades, actitudes y habilidades (zeta).
Desde la percepción del estudiante, el conocimiento es un elemento crucial para el desarrollo de habilidades y habilidades, principalmente clínicas, que es el área en la que el estudiante de enfermería centra su atención. Se considera importante que, si conoces una técnica, tu procedimiento ante el escenario real se pueda realizar sin ninguna dificultad y con destreza y destreza al mismo tiempo. Lo importante es la actitud con la que realiza ese procedimiento clínico, en el que, además de conocimiento, habilidad y destreza, debe realizarse de la manera más ética posible. Se estima que en esta categoría los estudiantes clasifican los conocimientos en niveles, por lo que puede haber conocimientos buenos, correctos o malos. Si bien el conocimiento es fundamental para el desarrollo de una habilidad, es solo uno de los elementos que pueden contribuir a su desarrollo.

Discusión

Este trabajo es único en su tipo, ya que aborda por primera vez la percepción del concepto de competencia educativa por parte de estudiantes de enfermería. Es importante señalar que hay muchos autores y organizaciones que han definido la competencia educativa; Sin embargo, en este estudio destaca la definición de alumno, que en la mayoría de los casos se aleja de la concepción de los dos primeros. La mayoría de los estudiantes argumentan que la competencia es «competencia» o «quién sabe más». Por otro lado, hay tres elementos principales en los que coinciden, ya que afirman que «competencia son habilidades, conocimientos y actitudes», en las definiciones tanto de autores como de cuerpos confluyen los siguientes elementos: conocimientos, actitudes, habilidades, valores. , habilidades, habilidades, prácticas y acciones.
Por ejemplo, Díaz Barriga (25) señala que el concepto de competencia se refiere al saber hacer de manera eficiente, demostrable por desempeño observable. Es una capacidad de resolución de problemas que se aplica de forma flexible y relevante, adaptándose al contexto y requerimientos de diferentes situaciones desde la perspectiva de los promotores de la educación por competencias, no limitándose la competencia a los aspectos procedimentales del conocimiento, hasta el simple posesión de habilidades y destrezas, pero necesariamente va acompañada de elementos teóricos y actitudinales.
A su vez, Vidal Ledo et al. (26) argumentan que: «el concepto de competencia es bastante amplio, integra conocimientos, potencialidades, habilidades, habilidades, prácticas y acciones de diferente tipo (personal, colectivo, emocional, social, cultural) en diferentes escenarios de aprendizaje y desempeño». En este sentido, hablar sobre el desarrollo de la competencia implica que el individuo establece relaciones entre la práctica y la teoría, transfiere su desempeño en diversas situaciones y plantea y resuelve situaciones problemáticas de manera inteligente y crítica. En la percepción de los estudiantes la competencia es el conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes y aptitudes que se adquieren en el aula y se consolidan en el campo de la simulación y las prácticas clínicas, por lo que los resultados de este estudio, específicamente de Categoría 3, coinciden con los argumentos de los párrafos anteriores y siguientes.
Tobón (8) es explícito al enfatizar el análisis de la formación de habilidades en educación, tomando como referencia la gestión de la calidad: las competencias son un enfoque de la educación y no un modelo pedagógico, porque no pretenden ser una representación ideal de todo el proceso educativo. , determinando cuál debe ser el juicio instruccional, el proceso de desarrollo, la concepción curricular, la concepción didáctica y el tipo de estrategias didácticas a implementar. Las competencias son un enfoque porque se centran solo en aspectos específicos de la enseñanza, el aprendizaje y la evaluación.
Por tanto, la noción de competencia es una actividad contextualizada: ser competente no significa simplemente aplicar un conjunto de conocimientos en una situación, sino ser capaz de organizar tu actividad para adaptarse a las características de la situación. La competencia se convierte entonces en la estructura organizativa dinámica de la actividad, que permite a la persona adaptarse a un tipo de situación, en función de su experiencia, actividad y práctica (27). Aunque esta información es actual, la Categoría 1 se centra en los atributos de competitividad (28) y no en la competencia. Más bien, la categoría 1 es equivalente a la concepción original de lo que se entendía por competencia (1).
Delors, citado por Torres Rivera et al. (29) afirma que la noción de competencia integra: conocimiento: conocimiento teórico o proposicional derivado de enunciados empíricos o lógicos sobre el mundo, sabes cómo hacer: conocimiento práctico o el desarrollo de habilidades y destrezas necesarias para actuar en el mundo y saber . ser: conocimiento experiencial, también llamado conocimiento de «saber ser», del conjunto de normas, valores, actitudes y circunstancias que permiten interacción exitosa en el entorno social. Desde esta perspectiva, las competencias relacionadas con el conocimiento se relacionan con el campo de conocimiento que, desde el punto de vista disciplinar, subyace en el desempeño profesional; las competencias relacionadas con el saber hacer se identifican con las competencias propias del profesional típico (diferenciándolas de otros profesionales); Aquellos que se refieren a saber ser aluden a las habilidades éticas del profesional, como actor social. Los resultados de este estudio, especialmente los de la categoría 2, son solo de conocimiento, ya que se centran en el conocimiento y dejan de lado los demás atributos de la competencia educativa.
Varios atributos «deseables» aparecen en las definiciones de competencia educativa antes mencionadas, como conocimiento, potencial, habilidades, destrezas, prácticas y acciones de diversos tipos. La competencia como desempeño que involucra la integración de atributos generales (conocimientos, actitudes, valores y habilidades) necesarios para desempeñarse inteligentemente en situaciones específicas, parte del supuesto de que el conocimiento son «cosas» que se pueden poseer, adquirir, transmitir y construir y , por ello, la escuela y específicamente el maestro, es el encargado de su suministro y transmisión (8). También debe ser él quien le explique al alumno qué enfoque está adoptando.

conclusión

Es muy importante que antes de que un docente intente impartir su clase basándose en un modelo educativo basado en competencias como enfoque, explique a sus alumnos en qué consiste este enfoque. Ya que el alumno, aunque podrá observar algunos cambios en la transición de nivel intermedio a superior, considerará que se trata simplemente de profesores nuevos y diferentes, pero no con un nuevo método de enseñanza-aprendizaje. Es necesario enfatizar que el conocimiento es uno de los componentes del desarrollo de habilidades, no el único.
Uno de los ejemplos más representativos al respecto es (30): “la escuela de legado es una escuela basada en el conocimiento, en un conocimiento académico desvinculado, la mayoría de las veces, de su función. Aprendemos fórmulas, tablas, principios, conceptos, algoritmos, que aprecian fundamentalmente la capacidad de reproducirlos y no tanto de aplicarlos. Conocemos la ley de Ohm, pero no podemos interpretar un circuito eléctrico simple en una linterna. Conocemos el principio de Arquímedes, pero nos resulta difícil relacionarlo con lo que sucede cuando nos sumergimos en una piscina. Sabemos qué es una frase nominal, pero no sabemos cómo usarla para mejorar una frase escrita. Sabemos cómo resolver una ecuación cuadrática sin saber qué representa «.
En la lactancia materna, sin excepción, se conoce el procedimiento de punción venosa, pero pocos son capaces de canalizar, y se vuelve más complejo en situaciones especiales como recién nacidos, pacientes hipotérmicos o quemaduras con difícil acceso vascular. Sabes mucho y no puedes usarlos para resolver situaciones en las que este conocimiento que tienes podría ser muy valioso. Por tanto, es necesario contar con una educación basada en la comprensión y el desarrollo de habilidades, que dotará al alumno de competencias que le permitan adaptarse a las exigencias que la disciplina en formación y, posteriormente, la sociedad y el lugar de trabajo le exigirá.

Bibliografía

1. HOMBRE Weckmann, Ibarra IG. Hacia un modelo de formación por competencias para directores de escuela. Revista científica electrónica de investigación educativa. 2016; 3 (1): 463-72.
2. San Martín LAL. Competencias básicas de los egresados ​​de la Facultad de Odontología de la Universidad Veracruzana, Región Poza Rica-Tuxpan, México. [Tesis Doctoral]. Universidad de Granada; 2013 [citado 16 jun 2019]. Disponible en: http://digibug.ugr.es/bitstream/handle/10481/23981/21404252.pdf?sequence=1&isAllowed=y
3. Gaibor LLV, Vásquez AMI, Muñoz ZIH. La universidad y su formación curricular por competencias. Science Field 2016; 2 (2): 291-304.
4. AP nosotros. Formación del profesorado: hacia la definición del concepto de competencia profesional docente. Revista electrónica interuniversitaria de formación del profesorado 2011; 14 (1): 67-80.
5. Díaz-Barriga F. Estrategias para el aprendizaje significativo: fundamentos, modelos de adquisición e intervención. De: Díaz-Barriga F, Hernández Rojas G. Estrategias para el aprendizaje significativo: Fundamentos, modelos de adquisición e intervención. [internet] México: McGraw-Hill; 2002. págs. 231-49. [citado 8 jun 2019]. Disponible en: http://investigacion.ilce.edu.mx/panel_control/doc/D%C3%ADaz-Barriga.pdf
6. Álvarez RP. Educación superior basada en competencias, interdisciplinariedad y trabajo autónomo del alumno. Revista Iberoamericana de Educación. 2004; 8: 1-34
7. Tobón S. Aspectos básicos de la formación por competencias. [internet] 2002 [citado 8 jun 2019]. Disponible en: https://maristas.org.mx/gestion/web/doctos/aspectos_basicos_formacion_competencias.pdf
8. López GE. En torno al concepto de competencia: un análisis de fuentes. Revisión curricular y formación de profesores. 2016; 20 (1): 312-22.
9. Borré-Ortiz YM, Lenis-Victoria C, Suárez-Villa M, Tafur-Castillo J. El conocimiento disciplinario en el currículo de enfermería: una necesidad vital para transformar la práctica. Revista de Ciencias de la Salud. 2015; 13 (3): 481-91.
10. García DR, Aldás MEA, Vaquero MEA. Simulación clínica, una herramienta de aprendizaje eficaz en las ciencias de la salud. Revista editorial. 2017; 4 (13): 225-43.
11. Carranza RAI. Percepciones de profesores y estudiantes sobre el cambio curricular en salud. Atención médica en Costa Rica. 2012; 33 (1): 11-7.
12. Tuning América Latina. Habilidades específicas de enfermería. Tuningal [internet] 2013 [citado 8 jun 2019]. Disponible en: https://www.tuningal.org/es/areas-tematicas/enfermeria/competencias
13. Gómez-Puertas L, Roca-Cuberes C, Guerrero-Solé F. ¿Cómo perciben los estudiantes la adquisición de habilidades? Análisis comparativo: Teorías de la comunicación en la Universidad Pompeu Fabra. Historia y comunicación social. 2014; 19: 313-26
14. Costa CL, Agea JLD, Rojo AR, Rodríguez LJ, Arroyo MJL. Prácticas de enfermería y simulación clínica, una experiencia docente innovadora. REDU: Revista de Docencia Universitaria. 2014; 12 (2): 421-51.
15. Vajilla DCT, Dora IP, Nariño CCD. Habilidades de proceso de enfermería en estudiantes de práctica clínica. Revista Cuidarte. 2014; 5 (1): 585-94.
16. Fernández GDP, Pérez EA, Díaz-Perera CA, Ramírez HR. Percepción de los estudiantes sobre el proceso de enseñanza educativo. Revista Habanera de Ciencias Médicas. 2014; 13 (6): 960-72.
17. Fernández-Pontillo A, Vargas-Torrealba MDL, Fuentes L. Percepción de las competencias adquiridas por los egresados ​​de la Facultad de Medicina para el ejercicio de los médicos rurales: Universidad de Carabobo, Valencia. Salud de la comunidad. 2014; 12 (1): 37-45.
18. Rodríguez LJ, Agea JLD, Lapuente MLP, Costa CL, Rojo AR, Pérez PE. La simulación clínica como herramienta pedagógica. Percepciones de los estudiantes de Enfermería de la UCAM (Universidad Católica de San Antonio de Murcia). Pacientes globales. 2014; 13 (1): 175-90.
19. Latrach-Ammar C, Febré N, Demandes I, Araneda J, González I. La importancia de las habilidades en la educación sanitaria. Aquichan. 2011; 11 (3): 305-15.
20. Pérez C, López I. Percepción de los estudiantes sobre las competencias del profesorado de la carrera de Pedagogía de la Universidad de Valencia. Revista Iberoamericana de Educación. 2012; 59 (4): 1-9.
21. Polit D, Hungler B. Investigación científica en ciencias de la salud. 6ª ed. México: McGraw-Hill Interamericana; 2000.
22. Burns N, Grove SK. Diseño de la investigación. Investigación en Enfermería. 5ª ed. Barcelona: Elsevier España; 2012.
23. Asociación Médica Mundial. Declaración de Helsinki de la Asociación Médica Mundial. Principios éticos para la investigación médica en seres humanos. Asociación Médica Mundial [internet] 2013 [citado 8 jun 2019]. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/recursos/helsinki.pdf
24. Ministerio de Salud. Reglamento de investigación sanitaria sobre investigación sanitaria. México, 1987. [internet] 2013 [citado 8 jun 2019]. Disponible en: http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/nom/compit/rlgsmis.html
25. Díaz-Barriga A. Construir currículos desde la perspectiva del abordaje del desarrollo de competencias. Perfiles educativos. 2014; 36 (143): 142-62.
26. Vidal Ledo MJ, Salas Perea RS, Fernández Oliva B, García Meriño AL. Educación basada en competencias. Revista Cubana de Educación Médica Superior. 2016; 30 (1): 1-13.
27. De Gauna PR, Moro VG, Morán-Barrios J. Diez claves para promover buenas prácticas en la formación médica basada en la salud Habilidades de licenciamiento y especialización. Educación médica. 2015; 16 (1): 34-42.
28. Real Academia Española. Diccionario de español [internet] 2019 [citado 8 jun 2019]. Disponible en: https://dle.rae.es/?id=A0rd5WL
29. Torres Rivera AD, Badillo Gaona M, Kajatt V, Olinda N, Martínez R, Tzindejhe E. Habilidades docentes: el desafío de la educación superior. Innovación educativa (México, DF). 2014; 14 (66): 129-45.
30. Zabala A, Arnau L. La enseñanza de habilidades implica partir de situaciones y problemas reales. [internet] 2008 [citado 8 jun 2019]. Disponible en: http://files.diplomado-docentes.webnode.mx/200000027-e0583e1516/contente%202%20ZAVALA%20A.pdf

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *