Consumo de drogas en adolescentes mexicanas

Cómo citar este artículo

Cortaza Ramírez L, Villar Luis MA, Puig Nolasco A. Consumo de drogas en adolescentes mexicanos. Rdo. iberoam. Educ. Investigado. Paciente 2012; 2 (3): 19-25.

autores

1Leticia Cortaza Ramírez, 2Margarita Antonia Villar Luis, 3Ángel Puig Nolasco

1 Doctora en Enfermería, profesora de tiempo completo de la Facultad de Enfermería de Minatitlán, Universidad Ver

resumen

Estudio descriptivo y transversal dirigido a identificar el consumo de drogas en estudiantes de secundaria de Veracruz, México. Participaron 152 adolescentes, seleccionados mediante muestreo aleatorio simple. Se utilizaron catorce preguntas del cuestionario para estudiantes de 2006 aprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y adaptado a la población mexicana. El uso de por vida fue del 60,5% con una edad de inicio de 14,3 años, el 21,1% se utilizó en el último mes, el 3,3% se utilizó con frecuencia y el 4% se utilizó. Las drogas con más experiencia fueron el alcohol (52%), el tabaco (28,9%) y la marihuana (7,2%). El 14,6% realizó su primer consumo domiciliario, el 9,9% consumió alcohol y tabaco y el 4,7% consumió drogas ilícitas. Existe una alta tolerancia de la familia hacia el uso de drogas lícitas e ilícitas y una baja percepción de riesgo por parte de los estudiantes. El estudio contribuye a apoyar la implementación de programas de prevención de drogas para estudiantes de secundaria.

Palabras clave:

el consumo de drogas; estudiantes; mujeres adolescentes; prevención de drogas

Título:

Consumo de drogas en adolescentes mexicanos

Abstracto:

El estudio seccional tuvo como objetivo identificar el consumo de drogas entre estudiantes de secundaria en Veracruz, México. Se seleccionaron 152 adolescentes mediante muestreo aleatorio simple. Se utilizaron 14 preguntas del Cuestionario de Salud Estudiantil de 2006 aprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y adaptado a la población mexicana. El uso a lo largo de la vida fue del 60,5% con una edad de inicio de 14,3 años, el 21,1% consumió drogas en el último mes, el 3,3% consumió con frecuencia y el 4% lo utilizó de forma intensiva. Las drogas más consumidas fueron el alcohol (52%), las convulsiones (28,9%) y la marihuana (7,2%). El 14,6% consumía drogas primero en casa, el 9,9% consumía alcohol y tabaco y el 4,7% consumía drogas ilícitas. Existe una tolerancia relativamente alta para el uso de drogas lícitas e ilícitas y una baja percepción de riesgo entre los estudiantes. El estudio apoya la implementación de programas de prevención de drogas para estudiantes de secundaria.

Palabras clave:

programas de prevención de drogas; estudiantes; muchachas adolescentes; usa drogas

portugués

Calificación:

Consumo de drogas en adolescentes mexicanos

Resumen:

Este estudio descriptivo transversal tuvo como objetivo identificar el consumo de drogas en estudiantes de secundaria en Veracruz, México. Con 152 adolescentes, seleccione mediante muestreo aleatorio simple. Se utilizaron catorce preguntas en el cuestionario para estudiantes de 2006, aprobado por la OMS y adaptado a la población mexicana. El uso a lo largo de la vida fue del 60,5%, con una edad de inicio de 14,3 años, el 21,1% lo utilizó en el último mes, el 3,3% lo utilizó con frecuencia y el 4% lo utilizó de forma intensiva. Las drogas más probadas fueron el alcohol (52%), el tabaco (28,9%) y la marihuana (7,2%). El 14,6% lo utilizó por primera vez en casa, el 9,9% consumió alcohol y tabaco, el 4,7% drogas ilícitas. Existe una alta tolerancia de la familia al uso de drogas legales e ilegales y una baja percepción de riesgo entre los estudiantes. El estudio contribuye a apoyar los programas de prevención relacionados con las drogas en estudiantes de secundaria.

Palabras clave:

el consumo de drogas; mujeres adolescentes; estudiantes; prevención de drogas

INTRODUCCIÓN

En los últimos años, el abuso de alcohol y drogas ha aumentado considerablemente y ahora se considera un problema grave de salud pública, que altera la vida de las comunidades y cambia la dinámica de los hogares, lo que hace que las sociedades y los gobiernos se enfrenten a este gran desafío.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es difícil que este problema no se presente en ningún país, aunque sus características y comportamiento varían en cada uno de ellos (1). En los adolescentes, este fenómeno adquiere una especial relevancia, debido al aumento del número de adolescentes que consumen sustancias adictivas, que ponen en peligro su salud.

La adolescencia en sí es una etapa difícil en la vida de los jóvenes, llena de cambios, búsqueda y aceptación por parte del grupo de pares, que muchas veces los lleva a asumir riesgos, incluido el consumo de drogas, porque el cerebro del adolescente está menos desarrollado, en áreas asociadas a la decisión. haciendo (2).

El consumo de drogas sigue predominando entre los hombres, pero en los últimos años ha aumentado considerablemente entre las mujeres. Actualmente, para algunas mujeres jóvenes, iniciar un experimento con drogas es parte de un proceso de aceptación social o integración a un grupo en particular, sin embargo, para aquellas adolescentes que enfrentan personalidades complejas, puede ser la única alternativa para enfrentar problemas personales y puede ser más sensibles a la adicción a las drogas, lo que los pone en mayor riesgo de adicción (3).

Algunos estudios indican que el consumo de drogas en adolescentes es un problema relacionado con diversos factores, entre ellos la tolerancia social, la falta de normas y leyes que regulen efectivamente la disponibilidad de la sustancia y el deterioro de los lazos familiares (4, 5). En el ámbito familiar, el consumo de sustancias en el hogar es uno de los principales factores de riesgo, la permisividad con la que se trata y la inconsistencia de las normas disciplinarias dentro del hogar (5,6).

En México, el consumo de drogas varió significativamente; Los resultados de la Encuesta Nacional de Adicciones de 2008 indican que el uso de sustancias ilícitas y médicas en la población urbana entre las edades de 12 y 65 años aumentó del 5% observado en 2002 al 5,7% durante este período. El consumo de marihuana, cocaína y sus derivados, heroína, metanfetaminas, alucinógenos, inhaladores y otras drogas aumentó del 4,6 al 5,2%. También se observa que, si bien el uso de drogas ilícitas es mayor en los hombres (en una proporción de 4,6 hombres por cada mujer), la tasa de crecimiento es mayor en las mujeres, entre las que se ha duplicado el uso de drogas ilícitas, pasando del 1% en 2002 al 1,9% en 2008 (8).

La misma encuesta muestra que las mujeres entre las edades de 12 y 17 tienen más probabilidades de consumir drogas cuando se exponen a la oportunidad de hacerlo que las que han alcanzado la mayoría de edad y tienen más probabilidades que los hombres de probar la marihuana si se les ofrece. aumentan el riesgo si tienen pareja o amigos que usan estos medicamentos (8).

Por otro lado, la encuesta a estudiantes de la Ciudad de México en 2003 y 2006 muestra un aumento en el consumo de drogas por parte de las mujeres y hay indicios de que la prevalencia del consumo de drogas ilícitas es similar a la de los hombres. , registrando un incremento en los últimos tres años: del 15,2 al 17,8%. La última encuesta muestra que el uso de tranquilizantes y anfetaminas fue mayor en las mujeres (9,10).

En el estado de Veracruz (México), el consumo de drogas ilícitas está por debajo de la media nacional, pero para las drogas médicas, a diferencia de lo anterior, las mujeres consumen más que la media nacional. En términos de consumo de alcohol, es menor que el promedio de bebedores habituales y habituales de ambos sexos, pero en términos de abuso / dependencia, tanto mujeres como hombres muestran resultados dentro del promedio nacional (11).

A pesar de que existen diversos estudios relacionados con el consumo de drogas, muy pocos están dirigidos únicamente a las mujeres, que a lo largo de los años han desarrollado un proceso de acercamiento a las drogas, que ahora las ha llevado a consumir drogas, así como a los hombres y eso. Este problema se debe también a que en la región de Coatzacoalcos (Minatitlán), por ser una región industrial, las mujeres jóvenes ingresan al mundo laboral a edades tempranas, con el fin de obtener recursos propios que les brinden beneficios, pero también acercarlos. a las drogas, sumado a que tanto en la sociedad como en las familias existe una gran permisividad y tolerancia hacia el consumo por parte de las mujeres. Es por ello que ha surgido la preocupación por hacer esto. investigación, con el fin de obtener nuevos hallazgos dentro de la región, que puedan orientar intervenciones específicas a mujeres adolescentes que han adoptado nuevos comportamientos en relación con las drogas.

OBJETIVO

Identificar el consumo de drogas en estudiantes de secundaria de la ciudad de Minatitlán, Veracruz, México.

METODOLOGÍA

Diseño descriptivo, con una población de 400 estudiantes adolescentes de primer, segundo y tercer año de secundaria en el área urbana de la ciudad de Minatitlán, Veracruz (México), matriculados en 2010 y elegidos mediante muestreo aleatorio probabilístico simple. La selección de la escuela fue aleatoria en el área urbana. La muestra fue de 152 estudiantes de diferentes años escolares, que aceptaron participar en el estudio.

Para la adquisición de los datos se utilizó un cuestionario autoadministrado y anónimo, que investigaba aspectos sociodemográficos, para recolectar información sobre alcohol, tabaco y otras drogas, se utilizó una herramienta que consta de 14 preguntas extraídas de la encuesta nacional de estudiantes en México. , adaptado del cuestionario para estudiantes aprobado por la OMS (12), desarrollado por varios países, incluido México, herramienta que ha demostrado una validez y confiabilidad satisfactoria para los estudiantes mexicanos (13).

El cuestionario incluía preguntas sobre el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas en la vida, y en el último mes se tuvo en cuenta globalmente la edad de inicio de consumo sin ser investigada según el tipo de droga consumida. El uso frecuente se ha clasificado como haber usado drogas seis o más veces en los últimos 30 días y uso intensivo cuando se usó alguna droga más de veinte veces en los 30 días anteriores a la investigación (14).

Desde el punto de vista ético, el estudio se apegó a lo dispuesto en la Ley General de Salud de México sobre investigación en salud (15), fue aprobado por el Comité de Investigación y Ética de la Facultad de Enfermería de Minatitlán, y por las autoridades. de la institución educativa en la que tuvo lugar.

Para obtener la información, las alumnas fueron seleccionadas de la lista de grupos, las jóvenes elegidas fueron trasladadas a un espacio dentro de la misma escuela, donde se les explicó el objetivo de la investigación, conocieron el cuestionario y cómo responder. En ella, se hizo hincapié y la sinceridad de sus respuestas, momento en el que se dieron a conocer las disposiciones del consentimiento informado que suscribieron, destacando que el cuestionario era anónimo. La información se obtuvo en un período de tres días y el tiempo de recolección fue de 15 a 20 minutos. Para procesar la información se utilizó el paquete estadístico SPSS, versión 17.0.

resultado

El análisis de los datos recolectados permitió conocer que las jóvenes tenían entre 15 y 19 años, con un promedio de 16 años, siendo la mayoría de estudiantes (38%) en el segundo semestre de secundaria.

En cuanto al consumo de drogas, la Tabla 1 muestra que el 60,5% de los estudiantes manifestaron haber consumido alguna droga durante su vida, de los cuales afirmaron haber experimentado consumo de drogas, señalando que ocurrió entre los 6 y los 18 años, la mayoría (42,8%) . lo hizo entre los 14 y los 16 años, con una media de 14,3, destacando así un inicio precoz del contacto con la droga.

Al comparar el porcentaje de estudiantes que los han consumido en algún momento de su vida con los que los han experimentado en los últimos 30 días, se observa una disminución de casi el 40%, lo que podría implicar que este porcentaje se ha acercado a la sustancia solo como parte de un proceso de curiosidad o experimentación, pero no el 21,1% restante que informa que sigue utilizándolo. En esta quinta parte, hay un 3,3% que afirma un consumo frecuente y un 4% lo hace habitualmente, es decir, las últimas jóvenes han estado en contacto con drogas más de 20 veces en los últimos 30 días, lo que podría mostrar una probable adicción. ensayo en esos adolescentes.

El alcohol fue la droga con más experiencia, ya que el 52% de las mujeres jóvenes dijeron que habían Tuvo contacto con él en algún momento de su vida (Tabla 2). El tabaco fue la segunda droga más consumida, demostrando que aparentemente fue solo un uso experimental, pues en el último mes no se ha continuado usando expresión alguna.

En cuanto a las drogas ilícitas, el 22,9% asume que ha tenido contacto con dicha droga durante su vida, siendo los más experimentados la marihuana (7,2%), los tranquilizantes obtenidos sin receta (5,9%).%), La cocaína (4). %) e inhalantes (4%). Cabe señalar que en el último mes solo un estudiante indicó el uso de alguna de estas drogas, lo que muestra una preferencia por las drogas de uso legal.

Cuando se le pregunta por el lugar donde tuvo lugar el primer consumo, la Tabla 3 muestra que en un 25% se produjo en una fiesta y en un 14,6% de los casos fue en su propia casa o en la de un familiar, donde experimentaron por primera vez el consumo. de cualquier droga, datos que muestran que uno de cada cuatro estudiantes se inició en la familia, mostrando así permiso y tolerancia dentro de la familia, conducta considerada uno de los principales factores de riesgo para el consumo de drogas.

Por otro lado, es importante señalar que el 7,9% empezó a consumir sustancias psicoactivas en distintos tipos de bares, cifra que, respecto a los que se iniciaron en la familia, se duplica en estos últimos.

En cuanto a la persona que les dio la droga, el 39,5% indicó que los amigos ofrecieron o vendieron drogas para iniciar el uso por primera vez, al 12% familiares, lo que significa que en uno de cada cinco adolescentes la iniciación fue instigada por algún familiar. Cabe destacar que de quienes manifestaron haber comenzado a consumir drogas en el ámbito familiar, el 9,9% consumía drogas lícitas (alcohol y tabaco) y el 4,7% ilegales.

En cuanto al motivo de este primer uso, el 22% afirmó que la convivencia era la principal causa de contacto y el 12,5% mencionó que tenía trastornos emocionales o problemas familiares (11%) derivados del primer uso.

Al final, se les preguntó si estarían dispuestos a recibir ayuda especializada para reducir o evitar el consumo de drogas, y solo el 33,6% dijo que estaría disponible para recibir ayuda u orientación, lo que se coloca como una invitación a la implementación. estrategias para reducir o evitar el consumo.

Por otro lado, el 66,4% restante respondió negativamente, situación preocupante porque probablemente no perciben en el caso de quienes las consumen, que su forma de consumirlas es preocupante o que la percepción del consumo de drogas puede no estar demostrada. . hacia ellos como un comportamiento de riesgo que puede conducir a la adicción.

DISCUSIÓN

Los hallazgos revelaron que los fármacos estaban presentes en la vida de la mayoría de los adolescentes que participaron en este estudio, ya que el 60,5% informó haber estado en contacto con un fármaco en una fase experimental, es decir, al menos una vez en su tiempo. vida, con predominio del inicio entre los 14 y 16 años, resultados que confirman los datos de la Encuesta Nacional de Adicciones 2008 (8), así como otros estudios similares realizados en estudiantes mexicanos (4, 9,10,16). ), que señala que la mayoría de los jóvenes comienzan a experimentar con drogas antes de los 18 años.

También se encontró que estas jóvenes ya tienen un acercamiento al uso frecuente (3.3%) y regular (4%) de algunas drogas, hallazgo similar al reportado por encuestas realizadas en Brasil (14) y México (2, 8). . , 9, 10), lo que demuestra que en varios estados de estos países las mujeres consumen con frecuencia algunas drogas, en el caso de México existen 11 estados de la República Mexicana donde las mujeres consumen diferentes drogas por encima del promedio nacional, mostrando que su consumo aumenta en proporción más alta que en los hombres.

Al igual que en investigaciones anteriores, este estudio ubica al alcohol como la droga más experimentada tanto en algún momento de la vida (52%) como en los últimos 30 días (20%), por debajo de lo indicado en encuestas a estudiantes en México. Ciudad (9.10), así como otros estudios en esta población (2.15). Sin embargo, ENA 2008 (11) señala que las mujeres adolescentes de Veracruz durante este período se unieron a la población mexicana de abuso o dependencia del alcohol (8). Además, tanto en la región sur como en diversas partes del mundo, el alcohol es la droga más fácil de adquirir y tiene una aceptación social. lo que hace que estas jóvenes establezcan el uso de esta sustancia en algún momento de sus vidas.

El tabaco ha sido designado como la segunda droga de elección en algún momento de su vida, no en el último mes cuando baja a cero, comportamiento similar al de estudios realizados en población mexicana donde se observa una disminución de más del 50% cuando comparado con el mes pasado (9:10). Sin embargo, al analizar los resultados con los presentados por ENA 2008 en Veracruz (11), en el que el 19,9% de las mujeres respondieron que alguna vez habían fumado un cigarrillo, se observa un notable incremento del 9% en la población estudiada.

En cuanto a las drogas ilícitas, el 22.9% coincidió en haber experimentado alguna droga de este tipo en algún momento de su vida, cifra superior a la que ofrecen los estudios realizados en población mexicana (2,9,11). En cuanto a la droga elegida, la marihuana fue la más consumida, resultado similar al de otros estudios, que sitúan a esta droga ilegal como mayoritariamente femenina (2,9,10).

Los sedantes en esta población fueron la segunda droga más ingerida, lo que corrobora lo mencionado en las últimas investigaciones realizadas en esta población (9,11), lo que indica que en el estado de Veracruz existe un predominio del uso de tranquilizantes en mujeres, dada mayor que el promedio nacional.

La cocaína aparece como la tercera droga consumida en la vida de estas jóvenes, hallazgo que llama la atención sobre los resultados de la última encuesta de Veracruz, que menciona la ausencia de reportes de consumo de cocaína entre mujeres en el estado (once).

En términos de dónde lo usaron por primera vez, los datos corroboran lo que ha sido planteado por estudios similares que colocan a las fiestas como una oportunidad favorita para que los adolescentes experimenten una droga. Cabe destacar que uno de cada cuatro participantes consumió una droga legal o ilegal por primera vez en su propia casa o en un familiar, y en el 12% de los casos fueron ellos quienes aportaron la sustancia para su consumo, dado. lo que apoya los resultados de otros estudios (4,5) que afirman que la probabilidad de consumo de drogas es mayor cuando hay antecedentes de consumo de drogas en el hogar, así como actitudes de tolerancia y permisividad en la familia, debido a un mayor acceso a las drogas y las oportunidades para los consumidores.

En cuanto al motivo que dio origen al primer contacto, los resultados indican que en el 22% de los estudiantes la convivencia fue la principal causa de contacto, datos reportados por diversos estudios que apuntan a la aceptación social de las drogas, especialmente el alcohol, como medio para establecer vínculos de amistad o unión entre personas (17).

Finalmente, en cuanto a la disponibilidad de ayudas especializadas para reducir o evitar el consumo de drogas, es preocupante el porcentaje que respondió negativamente, aunque estos datos son similares a los reportados en la ENA 2008 (8), que afirma que la población mexicana no percibir que algunas drogas pueden ser adictivas.

conclusiones

El estudio encontró que la mayoría de las mujeres adolescentes que participaron en la investigación experimentaron el uso de drogas durante toda su vida. Los datos, en general, dan indicios de riesgos futuros en la evolución del consumo, ya sea en la dirección del consumo abusivo o en la presentación de problemas de adicción, si se mantiene el patrón de consumo establecido.

La droga más consumida fue el alcohol, y el tabaco mostró un mayor comportamiento de consumo por consumo en algún momento de la vida en estas jóvenes que en los datos recolectados a nivel estatal.

Con respecto al uso de drogas ilícitas, la preferencia ha variado levemente en este grupo, pero no en el caso de la marihuana, que continúa como la droga de uso ilícito más experimentada, el cambio que destaca es en relación a los tranquilizantes, que aparecen como segundo. la droga más utilizada.

La cocaína se usó de manera experimental, lo cual es preocupante porque la última encuesta estatal no encontró uso para ella, lo que sugiere que hay acceso a la droga en la ciudad entre los estudiantes de ese nivel.

Es de destacar que en uno de los cuatro participantes el primer consumo se produjo en su propio domicilio y fueron los familiares quienes le proporcionaron la droga, demostrando a través de esta acción la facilidad de acceso, así como la aceptación de los familiares de estos jóvenes. mujer. para la experimentación e incluso el mantenimiento del consumo, que en la actualidad no parece estar limitado a las drogas ilícitas.

Finalmente, aún parece existir un bajo nivel de percepción de riesgo y un alto nivel de tolerancia social y familiar para iniciar el consumo, lo que indica la necesidad de fortalecer la conciencia sobre los daños potenciales del consumo de drogas, con foco en el adolescente. mujer.

GRACIAS

La Secretaría Nacional de Política de Drogas (SENAD) de Brasil y el Departamento de Psiquiatría y Humanidades de la Escuela de Enfermería de Ribeirão Preto por su apoyo durante la formación de profesionales latinoamericanos como investigadores en alcohol y otras drogas psicoactivas (2009-2010).

Bibliografía

  1. Organización Mundial de la Salud (OMS). Informe sobre la salud en el mundo 2002. Ginebra: OMS; 2002.
  2. Herrera Vázquez M, Wagner FA, Velasco Mondragón E, Borges G, Lazcano-Ponce E. El inicio del consumo de alcohol y tabaco y la transición a otras drogas en estudiantes de Morelos, México. Health Pub Mex 2004; 46 (2): 132-40.
  3. Guzmán FR, Pedrão LJ. Factores de riesgo personales e interpersonales en el consumo de drogas ilícitas entre adolescentes y jóvenes marginados de pandillas juveniles. Enfermería 2008; 16 (3): 368-74. [En línea] [fecha de acceso: 15 de junio de 2012]. URL disponible en: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0104-11692008000300006&lng=en
  4. Díaz NB, García Aurrecoechea R. Factores de riesgo psicosocial del consumo de drogas ilícitas en una muestra de estudiantes de secundaria mexicanos. Rdo. Salud Pública de Panamá 2008; 24 (4): 223-32. [En línea] [fecha de acceso: 15 de junio de 2012]. URL disponible en: http://www.scielosp.org/pdf/rpsp/v24n4/v24n4a01.pdf
  5. Medina Mora ME, Villatoro J, López E, Berenzon S, Carreño S, Juárez F. Factores relacionados con la iniciación, uso continuado y abuso de sustancias psicoactivas en adolescentes mexicanos. Gac Med Mex 1995; 131 (4): 383-93.
  6. Arellánez J, Díaz B, Warner F, Pérez V. Factores psicosociales asociados al abuso y dependencia de drogas en adolescentes: análisis bivariado de un estudio de casos y controles. Salud mental 2004; 27 (3): 54-64.
  7. Consejo Nacional Contra las Adicciones (MX) [CONADIC]. Encuesta Nacional de Adicciones 2002. México: Secretaría de Salud; 2003. [En línea] [fecha de acceso: 15 de junio de 2012]. URL disponible en: http://www.salud.gob.mx/ servicios / conadic /
  8. Consejo Nacional Contra las Adicciones (MX) [CONADIC]. Encuesta Nacional de Adicciones 2008. México: Secretaría de Salud; 2010. [En línea] [fecha de acceso: 15 de junio de 2012]. URL disponible en: http://www.conadic.salud.gob.mx/pie/ena2008.html
  9. Villatoro Velásquez J, Medina Mora ME, Hernández Valdés M, Fleiz Bautista C, Amador Buenabad N, Bermúdez Lozano P. Encuesta a estudiantes de secundaria y preparatoria en la Ciudad de México: noviembre de 2003. Prevalencia y evolución del consumo de drogas. Salud mental 2005; 28 (1): 38-51.
  10. Villatoro Velásquez J, Gutiérrez López ML, Quiroz del Valle N, Moreno López M, Gaytán López L, Gaytán Flores FI, Buenabad NA, Medina Mora ME. Encuesta a estudiantes de la Ciudad de México 2006. Prevalencia y evolución de las drogas. Salud mental 2009; 32 (4): 287-97.
  11. Consejo Nacional Contra las Adicciones (MX) [CONADIC] (2010). Encuesta Nacional de Adicciones 2008. Resultados por estado Veracruz. México: Secretaría de Salud; 2010. [En línea] [fecha de acceso: 15 de junio de 2012]. URL disponible en: http://www.conadic.salud.gob.mx/pdfs/ena08/ENA08_VER.pdf
  12. Smart R, Hughes P, Johnston LD, Medina Mora ME. Una metodología para encuestas estudiantiles sobre drogas. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 1980.
  13. Medina Mora ME, Gómez Mont F, Campillo Serrano C. Validez y confiabilidad de un cuestionario de drogas de secundaria entre estudiantes mexicanos. Bull Narc 1981; 33 (4): 67-76.
  14. Galduróz JCF, Noto AR, Martins FA, Carlini EA. V Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas Psicotrópicas en Estudiantes de Educación Primaria y Secundaria Pública de las 27 capitales brasileñas en Brasil 2004. Brasil: Secretaría Nacional Antidrogas Brasil; 2004.
  15. Reglamento de la Ley General de Salud sobre investigaciones en salud. México: Secretaría de Salud; 1987. [En línea] [fecha de acceso: 15 de junio de 2012]. URL disponible en: http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/nom/ compi / rlgsmis.html
  16. Villatoro Velásquez J, Hernández I, Hernández H, Fleiz C, Blanco J, Medina Mora ME. Encuesta sobre drogas en la comunidad escolar de la Ciudad de México 2003. Encuestas sobre drogas en estudiantes III, 1991-2003. México DF: SEP-INPRFM; 204.
  17. Cortaza Ramírez L, Villar Luis MA. Aparece en mi otra esposa: Importancia del consumo de alcohol en mujeres mexicanas. Esc Anna Nery Rev Enferm 2008; 12 (4): 693-98.

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba