El paradigma: un análisis del concepto y su implicación conceptual en enfermería

Cómo citar este artículo

Badillo Zúñiga J, Ostiguín Meléndez RM, Bermúdez González A. Paradigma: un análisis del concepto y su implicación conceptual en enfermería. Rdo. iberoam. Educ. Investigado. Enfermo 2013; 3 (2): 18-25.

autores

1Javier Badillo Zúñiga, 2Rosa María Ostiguín Meléndez, 3Alfredo Bermúdez González

1 Licenciada en Enfermería y Obstetricia. Estudiante de décima generación del Programa de Maestría en Enfermería, orientado a la docencia.2 Escuela Nacional de Enfermeras y Matronas.3 Profesor e investigador. Coordinador del grupo de Historia y Filosofía del Cuidado. Escuela Nacional de Enfermeras y Matronas. Universidad Nacional Autónoma de México.

resumen

Este artículo presenta una revisión documental del concepto de paradigma, así como la reflexión de los autores sobre las implicaciones conceptuales del término en la práctica profesional de la enfermería.
Este ejercicio se realizó de acuerdo con la metodología histórica, por lo que primero pasamos a heurística de la información que existe en torno al concepto de paradigma para luego analizar las similitudes entre una definición y otra y finalmente hacer la hermeneusis del concepto conceptual. implicaciones, de modo que las múltiples definiciones, así como la naturaleza polisemántica del concepto a lo largo de diferentes épocas, llaman la atención.
A partir de esto, la hermeneusis destaca el paradigma con tres implicaciones conceptuales para la disciplina de enfermería: memoria de identidad, filiación epistemológica y cuestionamiento crítico u ontológico.

Palabras clave:

paradigma de enfermería; preguntas críticas; metodología de enfermería

Título:

Paradigma: análisis del concepto y su implicación en el concepto de enfermería

Abstracto:

Este artículo presenta una visión general del concepto de revisión de documentos paradigmáticos y la reflexión de los autores sobre las implicaciones conceptuales del término en la práctica sanitaria.
Este ejercicio se realizó bajo la metodología histórica, por lo que primero se procedió a la información heurística que existe en torno al paradigma del concepto, luego se analizó las similitudes entre las dos definiciones o enfoque y finalmente se dio cuenta de las implicaciones conceptuales de la hermenéutica, golpeando así las múltiples definiciones y las concepto polisémico a lo largo de su discurso histórico.
Es a partir de aquí que el paradigma hermenéutico destaca tres implicaciones conceptuales para la disciplina de enfermería: una memoria de identidad, filiación epistemológica, cuestionarios críticos u ontológicos.

Palabras clave:

paradigma en enfermería; preguntas críticas; metodología de enfermería

portugués

Calificación:

Paradigma: análisis del concepto y su implicación en el concepto de enfermería

Resumen:

Este artículo revisa el concepto de paradigma y las reflexiones de los autores sobre las implicaciones conceptuales del término en la práctica sanitaria.
Este ejercicio se llevó a cabo sobre la base de la metodología histórica, primero pasando a la información heurística que existe en torno al concepto de paradigma, luego analizando las similitudes entre la definición de dos o enfoque y finalmente dándose cuenta de las implicaciones conceptuales de la hermeneusis, de manera de golpear varios definiciones y polisemánticas del concepto a lo largo de su discurso histórico.
Desde este paradigma, la hermenéusis destaca tres implicaciones conceptuales para la disciplina de enfermería: una memoria de identidad, una composición epistemológica, cuestionarios críticos u ontológicos.

Palabras clave:

paradigma en enfermería; preguntas críticas; metodología de enfermería

INTRODUCCIÓN

En la revisión documental del concepto de paradigma, se observó que en enfermería el término se utiliza de cierta manera, refiriéndose a él como un metaparadigma (5), el cual se considera importante aclarar para reflexionar sobre el lenguaje y su. significado en la ciencia a lo largo de la historia. Esta interpretación permite determinar que el concepto representa la abstracción de todos los dilemas y dimensiones de un modelo, por lo que se cuestiona el uso de la palabra metaparadigma en enfermería, ya que podría tener diferentes lecturas o significados, como, por ejemplo, para . por ejemplo, que la expresión nos invita a pensar que aún no se ha consolidado un paradigma de enfermería, dado que los elementos de un metaparadigma se repiten con frecuencia, lo cual no está bien sustentado, como epistemología del cuidado, lo que implica una meta de ser logrado. Por otro lado, el uso del término metaparadigma, entendido como encuentro de paradigmas, implica una desviación del lenguaje consensuado y propuesto por la ciencia y sugiere así un camino tortuoso para consolidar la enfermería como disciplina, dado que el concepto de paradigma en sí mismo porque contiene una polisemántica extremadamente compleja.

En consecuencia, el interés y propuesta de tomar como eje metodológico el paradigma sociohistórico de Thomas S. Kuhn para este ejercicio se limita a la evolución del concepto en el tiempo, las perspectivas que permiten la observación de múltiples transformaciones y definiciones. que tenía para la comprensión, lo que conduce a la interpretación de las implicaciones conceptuales.

En la semántica que los especialistas han determinado sobre el concepto de paradigma para su mejor conocimiento y comprensión, destacan definiciones que contienen un alto grado de complejidad aunado a grandes dimensiones que lo conciben como una «representación de un dilema filosófico, epistemológico, ideológico y metodológico». ”(1), lo que hace que cualquier reflexión sobre el término sea compleja. Sin embargo, tal complejidad proporciona los enfoques necesarios.

Es importante revisar su trayectoria histórica para conocer el verdadero significado semántico y comprender el valor de la construcción del conocimiento y su conceptualización como paradigma. Esto debe tenerse en cuenta para evitar el uso en enfermería de términos que vayan más allá del rigor y del lenguaje científico elaborado científicamente, que solo demostraría la ausencia de un paradigma específico. Por ello, el término metaparadigma se sitúa fuera del alcance del consenso científico y del léxico, por pertenecer a un lenguaje que no forma parte precisamente de este campo (2). En este trabajo no se utilizará esta palabra, ya que el análisis se limitaría a un rango de tiempo, que corresponde al tiempo de creación e influencia para su uso en enfermería, que concluye que los elementos son cuidado de la salud, salud, persona. y medio ambiente, que Jacqueline Fawcett resume en el término metaparadigma.

Por ello, el trabajo se centra en el concepto de paradigma, ya que el análisis de su evolución incluye el gran bagaje histórico así como la comprensión del término desde diversos puntos de vista, como la dimensión filosófica, epistemológica, ideológica y metodológica. Estos diferentes enfoques ofrecen características definitorias, producto del paso del tiempo, en las que el hombre ha intentado comprender y comprender lo que hay en él y en el mundo en el que vive, para describir los significados de su existencia, a partir de los cuales se han establecido ciertas conceptualizaciones. han surgido conocimientos. visiones que, posteriormente, apoyarán la ubicuidad de las metodologías de abordaje de los fenómenos recogidos en las disciplinas.

Es importante señalar que este curso histórico es la metodología que permite abordar el desarrollo del conocimiento en relación al sujeto que busca conocer la naturaleza (objeto), sin la barrera de enfoques que cierran ángulos propios de los fenómenos humanos, teniendo en cuenta todos datos de apertura para realizar los discursos interpretativos y comprender el respectivo desarrollo que se produce como génesis de los núcleos paradigmáticos. Este análisis en el tiempo determina el enfoque a seguir a la hora de lanzar perspectivas sobre los antecedentes de un fenómeno y las corrientes teórico-filosóficas en las que se asienta. El paradigma sociohistórico proporciona una totalidad de información que se desarrolla en torno al enfoque de lo que se intenta conocer.

En cuanto a los aportes y alcances de la metodología histórica, algunos pensadores, como José Ortega y Gasset (3), postulan que Para no caer en la corriente de si la verdad proviene de un paradigma subjetivo u objetivo, escribe que «objetividad y subjetividad, forma y contenido se concilian en la praxis histórica …». En este sentido, el conocimiento es el resultado de núcleos paradigmáticos que buscan conocer al hombre, la naturaleza de sus fenómenos, aunque sean en diferentes momentos o cuestiones dialécticas. Es decir, el método histórico permite el acercamiento del ser humano y el discurso interpretativo de su conocimiento, el origen, evolución, definiciones y evaluación de la categoría paradigmática en el campo científico.

En el sentido de imprimir la memoria de los hechos científicos, el paradigma de Thomas S. Khun propone un enfoque socio-histórico que confluye con dar valor e importancia al concepto de búsqueda de datos, donde el paradigma mismo se determina como objeto de estudio para cada disciplina. determina el eje a seguir.Hermenéutica y comprensión de sus ángulos, aspectos y cambios propios de los hechos históricos, siempre en transformación.

En la hermenéutica de los documentos analizados sobre el concepto de paradigma de algunos autores como Ortega y Gasset, Berlín, Siles, Ferrater, Fawcett, Castrillón o Durán de Villalobos y, obviamente, Kuhn, desde su obra La estructura de las revoluciones científicas, entre otros, se ubicó un viaje complejo en el acto del conocimiento que se ha atribuido a diversos procesos como la percepción, la inteligencia, el razonamiento, la abstracción, la duda como punto de fuga en la búsqueda del conocimiento, entre otros procesos cognitivos, siendo el paradigma el concepto de una trayectoria histórica como reflexión compleja y consenso objeto de estudio en una disciplina, lo que significa claridad hacia su objeto de estudio.

Si entonces se fundamenta en el hecho de que el objeto de estudio en las asociaciones científicas se concreta y permite revelar sus dimensiones de significación con la categoría que llaman paradigma, es relevante considerar diferentes significados del término para deducirlos. implicaciones en el desarrollo de la ciencia de la enfermería, que en nuestro caso es de esperar, debe ser el cuidado de la persona.

La concepción del paradigma de Marín Ardila (4) indica un atributo importante. Lo entiende como «un conjunto de valores y saberes compartidos colectivamente por una comunidad», lo que implica el pensamiento de que se ha llegado a un punto de reflexión y consenso sobre el objeto de estudio de un gremio científico, infinitamente inacabado, ya que es transformado. de la mano de sociedades cambiantes y sus necesidades, que en el caso del cuidado personal también implica evolución.

Algunas de las virtudes atribuidas al concepto de paradigma también han sido expuestas en sus definiciones y significados, y, por ejemplo, Marriner aborda el problema en su obra Modelos y teorías de enfermería (5), en la que lo entiende desde su condición de solución. . problemas que “prometen resolver otros por medios similares; bajo un trabajo coherente … ”. Es decir, la categoría paradigma dota a la disciplina de la capacidad de brindar un eje de búsqueda, abordaje o selección de información, «guiando la investigación de un grupo», mientras que el abordaje en sí brinda conocimiento en el análisis «Ampliar la comprensión de los conocimientos científicos vida.» Por tanto, se concluye que la enfermería debe pasar entonces al paradigma sociohistórico en la investigación que conduzca al conocimiento de otros enfoques del cuidado personal.

A partir del producto de las distintas definiciones del concepto de paradigma, partimos de la recolección, análisis y reflexión de información para dar respuesta a la siguiente pregunta: ¿Qué características definen el paradigma y cuáles son las implicaciones conceptuales en enfermería?

La situación paradigmática que surge del concepto mismo encierra un poder de esclarecimiento de los fenómenos en la ciencia, que subyace a las dimensiones filosófica, epistemológica y etimológica, sujeta a la ontología del concepto desarrollado como objeto de estudio de la ciencia, razón por la cual la finalidad de esta investigación tiene como objetivo analizar el paradigma y sus implicaciones conceptuales en enfermería.

Es posible que al final del trabajo, y a partir del desarrollo de la palabra evolución, la reflexión del concepto muestre un punto de vista de las formas en las que se puede seguir en la práctica profesional de la enfermería, como posible conceptual trascendencia. del término paradigma, donde cabe destacar lo que escribe Fawcett sobre el hecho de que el paradigma de enfermería permitirá «resumir las misiones intelectuales y sociales de una disciplina y poner un límite al tema …» (2). La relevancia del enunciado radica en lo que se desprende de él, situando a la profesión en el ámbito de la disciplina social, que es entonces el ámbito y los horizontes de su práctica profesional e investigadora.

DESARROLLANDO

A partir de las preguntas del presente, se recuerda el pasado precisamente para darles respuesta, de manera que el método histórico nos permita construir y aprender de su trayectoria en el tiempo sus significados e impacto en la ciencia. En cuanto a la metodología, es importante destacar lo que dice el filósofo Michel Serres sobre la importancia de la Historia de la Ciencia (6), que determina algunas características de la forma en que se escribe la historia. De esta manera, también influyó en los investigadores paradigmáticos que, para mostrar la información, recurren a una estructura en tres etapas importantes: la edad de inicio, la edad de reactivación y la edad de recurrencias para el análisis del concepto (7). .

Edad de inicio

El origen y la raíz etimológica que serviría de base para su definición son los siguientes: el concepto de paradigma tiene su origen en la raíz griega: para, ante; deigma, indicación, modelo. El origen de la palabra se remonta a la antigua Grecia en «la época de Platón (siglo I aC)» (8). Ferrater Mora (9) escribe que la palabra se encuentra en varios textos platónicos y en diferentes significados, “pero el que se ha vuelto más típico es […] paradigma como modelo ”. El pensador enfatiza que en esta visión participan cosas sensibles e ideas sobre la realidad.

Edad de reactivación
En el siglo XX, la palabra fue tomada con gran fuerza, brillantez y apoyo histórico por el científico, filósofo e historiador estadounidense Thomas S. Kuhn, en su libro de 1962 The Structure of Scientific Revolutions (10). -contexto histórico, en el que se pueden identificar fenómenos, la evolución de la ciencia, entre otras cosas, y aclara las definiciones del paradigma bajo la influencia de diferentes corrientes filosóficas, que a su vez dan lugar a sus diversas interpretaciones. Aparecen cuando las ciencias se encuentran en un momento de crisis y ruptura del paradigma predominante en ese momento histórico, que es reemplazado por un nuevo enfoque, la génesis de la idea de cambio. Esta apertura puede verse en enfermería como un anexo a nuevos conceptos que enriquecen el enfoque del cuidado personal de la salud.

Edad de recurrencia
La definición del paradigma que ofrece Kuhn en su primera edición, criticada por la «ambigüedad del concepto», le obligó a profundizar en la polisemántica del término en publicaciones posteriores de su obra. En base a esto, las preguntas abordadas desde el paradigma sociohistórico permiten en gran medida el replanteamiento y los resultados de investigaciones que no tuvieron explicaciones cuantitativas.

Las polisémicas observadas y manifestadas por diversos autores pueden interpretarse en este ejercicio como una riqueza de significados, que dieron lugar a múltiples definiciones que reflejan el intento de los especialistas por esclarecer un concepto que ofrece una valiosa perspectiva de abordaje, conocimiento, comprensión, interpretación. y, en su caso, la resolución de fenómenos científicos.

A partir de las primeras definiciones que produce la hermeneusis, se puede identificar la extensión de lo contenido en el sentido del concepto de paradigma. En este sentido, Triviño y Sanhueza (1) escriben que el paradigma es una «representación de un dilema filosófico, epistemológico, ideológico y metodológico». Tales extensiones denotan su complejidad y profundidad, resaltan las perspectivas que es necesario revelar al respecto y, a su vez, serán los enfoques que luego se le dará al paradigma determinado por cada disciplina, como las dimensiones que conformarán el núcleo paradigmático. .

Los autores lo entienden como un elemento de abordaje de problemas en contextos sociales, refiriéndose a él como «el marco teórico-metodológico, interpretación de los fenómenos sociales …». Estas virtudes en el paradigma reflejan los puntos más importantes atribuidos al concepto: su carácter rector como eje metodológico, su carácter social para observar y resolver problemas de esta naturaleza, corresponden a los atributos que Beatriz. Sánchez (8) afirma en su artículo «El arte y la ciencia del cuidado», postulando que ofrece una visión y perspectiva del mundo desde el que se observa cualquier fenómeno. Es decir, Sánchez define que el concepto de paradigma contiene una visión amplia, flexible a la perspectiva particular de los fenómenos mundiales, siendo este enfoque una situación que debe estar presente en las investigaciones y reflexiones de la disciplina.

El tratamiento histórico dado al concepto permite a los autores citados postular virtudes complejas del paradigma, lo que plantea la cuestión de la disciplina de enfermería, ¿cuáles son las implicaciones conceptuales del concepto de paradigma en enfermería?

Implicaciones conceptuales en enfermería
Dentro de las implicaciones para la salud, se ha identificado un acercamiento a la cosmología de las comunidades indígenas del país, donde se ha utilizado el paradigma desde la apertura del concepto. Almaguer (11) dice que esta es «la forma de significar e interpretar los fenómenos para su comprensión del mundo, desde un punto de vista cosmológico». Si bien el paradigma adopta fases que permiten el acercamiento en el tiempo y visiones sobre la vida de diversos fenómenos sociales, se considera en este sentido que, más que su interpretación desde su perspectiva común, la apertura debe ir más allá, donde se considera una orientación al conocimiento. Enfoque fenomenológico de significación, para conocer y abordar la cosmovisión como el paradigma que contiene a la persona, la cultura y sus significados sensibles a enfoques de calidad y horizonte cultural, más que de secuencia lógica y esquematización numérica.

Precisamente en esta característica no lógica en sentido estricto, el paradigma adquiere relevancia a partir del permiso de conjugar lo que denota en una de sus definiciones, posibilidades de similitudes significativas y subjetivas que provienen de tener un determinado paradigma a utilizar. .. permanece dentro de una disciplina. Maestro (12) concibe que el paradigma contiene un «conjunto de formas flexibles que toman una unidad léxica o un conjunto de unidades léxicas que pueden aparecer y ser intercambiables en un contexto dado». Por tanto, la identificación de un determinado fenómeno en los gremios científicos, y especialmente en la enfermería, concreta conocimientos continuamente cuestionados, el lenguaje de los criterios que evalúan su evolución y enfoques que contemplan los cambios del paso del tiempo y las propias transformaciones que se producen dentro de la misma. la disciplina.

Esa identificación considera en su definición un «núcleo organizado de ideas, generativo y organizativo». Si un paradigma de investigación es, según Triviño (1), una «concepción del objeto de estudio de una ciencia, de los problemas a estudiar, de la naturaleza de sus métodos y de cómo explicar, interpretar o comprender los resultados de la investigación realizada ”, entonces se debe enfatizar la importancia de esta conceptualización del objeto de estudio de una ciencia, especialmente para una profesión que apunta a la autodeterminación como ciencia, apreciando en un ejercicio de reflexión, la relevancia de la cualidades del paradigma, concepto transformador y génesis del salto a una evolución científica., que requiere conocimiento del mismo, lo que permite disminuir las respuestas para el presente. En palabras de Kuhn (10), la organización propuesta que utiliza el paradigma también determina que se trata de una «forma particularmente eficaz de inducir cambios de paradigma …».

Otra implicación conceptual es el carácter epistemológico sociohistórico, en el que quedan implícitas las características contenidas que se le atribuyen, tales como: la implicación así como la inducción de distintas taxonomías que incorporan conocimiento tácito, dejando claro que debe entenderse por taxonomías. sistema. una «proposición ontológica […] inducida por la presentación de ejemplos paradigmáticos, […] con lo que es una cuestión empírica y abierta ”(10). Es decir, el paradigma en crisis será reorientado hacia un nuevo enfoque que contemple cualquier corriente filosófica que pueda lograr un cambio de paradigma y genere una revaloración para la construcción de una historiografía, la cual se relaciona con la disciplina epistemológica. Esto debe entenderse a partir del aporte de conocer el fenómeno, manteniendo al mismo tiempo la premisa histórica de que sólo se puede actuar sobre él cuando se conoce el significado que tiene para quienes lo realizan. Esto puede hacerse explícito y, en este caso, depende de las teorías y valores que manejen conscientemente los sujetos (12).

El concepto propuesto por Kuhn (10) permite la búsqueda de fenómenos en el tiempo, incluso hasta los tiempos más remotos, donde el pensador debe identificar y conocer de antemano el paradigma de su disciplina, lo que orienta y enfatiza la posibilidad de reconocer cómo interactúan los términos antiguos; Es decir, los fenómenos actualmente determinados como paradigma en su historicidad ponen formas de conocimiento a partir de una determinada realidad social y cultural.

José Siles identifica tres paradigmas metodológicos: racional-tecnológico, hermenéutico y crítico (13). Las definiciones determinan las similitudes y diferencias entre ellas: “el paradigma racional-tecnológico consagra la objetividad del proceso de investigación e identifica lo real con lo científico. El paradigma hermenéutico interpreta los fenómenos. El paradigma crítico explica el carácter dialéctico-crítico del proceso de conocimiento ”. De esta manera, las corrientes filosóficas, así como en todas las disciplinas, incluida la salud, han sido impulsadas por la determinación de tener que elegir uno de dos enfoques, el paradigma cuantitativo o el paradigma cualitativo, con el que comienza una guerra del científico. posiciones superadas por el enfoque histórico (14) donde se potencia como metodología integradora tanto de los paradigmas de investigación como de la magnitud que cada uno de ellos tuvo en su evolución histórica.

Es importante señalar que el recurso a la fuente directa nos ha permitido conocer el paradigma en sí y su finalidad, que es ‘impactar con el cambio de estructura en la disciplina’ (9). Esta estructura se entiende como la epistemología de la disciplina. El enfoque propuesto por Kuhn (10) sobre repensar el problema, en sus propias palabras, es: “haz la pregunta […] Resolver el problema. ”Es decir, estudiarlo identificando su paradigma y sus dimensiones epistemológicas, filosóficas y ontológicas, no como etiquetas (LUGARES) que, durante y en el contexto cultural de la persona latinoamericana, a menudo resulta incongruente.
En este sentido, el paradigma en su historicidad, el aporte inherente a la construcción epistemológica, al utilizar los hallazgos del enfoque paradigmático en cuestión, desde la propia propuesta del paradigma sociohistórico como herramienta metodológica, permite revelar las principales funciones que puede surgir del uso del paradigma. Tiene su principal impacto y está sujeto a cambios científicos en el «trabajo coherente», al tiempo que proporciona los medios para tener la capacidad suficiente para «realizar la investigación de un grupo» (9). Kuhn muestra el paradigma como una «extensión» de la semántica de los conceptos que determinan la búsqueda y el camino hacia la ciencia (10). La siguiente declaración afirma que «amplía la comprensión de la vida científica, […] indicando al científico las entidades que la naturaleza tiene […] así como cómo se comportan estas entidades ”(9). Esto postula la metodología que, a su vez, configura las estructuras sobre las que se orienta la investigación. Estos vehículos se construyen a partir de las características de los propios fenómenos, así como de la construcción del ‘mapa de investigación, pautas esenciales para los mapas’ (9). Esta es otra implicación conceptual que es el elemento limitado por su capacidad para especificar el «criterio de elección de problemas, […] y fenómenos que se acercan ”(10, 15).

Así, el enunciado básico o premisa de utilizar el paradigma también se identifica como una implicación conceptual para la enfermería a partir de lo que postula Kuhn: ‘Las reglas se derivan de los paradigmas, […] pero los paradigmas pueden guiar la investigación en ausencia de reglas «. La dimensionalidad que da el paradigma como eje constructivo de la investigación científica se postula en el enunciado anterior, pero el pensador asegura que incluso “podrían determinar la ciencia normal, […] sin reglas». Una característica que destaca Kuhn Para tal amplitud de la propuesta se trata de mantener un “indicador sensible de cambio”, que también puede interpretarse como un ajuste a la conciencia de los fenómenos subjetivos que contienen en sus discursos, información valiosa para el entendimiento social. problemas, incluida la atención médica; En este sentido, plantea el paradigma de transformación en respuesta (10). De esta forma, permitirá la «revolución que necesita la profesión en crisis», que para la enfermería es una especie de despertar a nuevos enfoques que enriquecen su perspectiva, investigación y labor profesional.

La importancia de esta categoría en la enfermería, especialmente asimilada desde una perspectiva social, tiene su origen en la situación que la colocó en la tradición del modelo médico-biológico, que en la propia historia de Kuhn como científico naturalista afirma que «… socialistas , me hizo enfrentar problemas imprevistos sobre las diferencias entre las comunidades y las de los científicos naturales entre los que había recibido mi formación ”(16). De esta manera, la enfermería, hecha en el seno de los científicos naturales, debe reorientar su paradigma hacia lo propio de la disciplina, ya que en su práctica profesional implica la satisfacción de las necesidades humanas, sociales y culturales de la salud humana (17).

Se examinan tres puntos del concepto polisemántico del paradigma, así como las posibles esferas en las disciplinas coincidentes. Primero, desde un punto de vista ontológico, podría entenderse como «una determinada forma de concebir e interpretar la realidad»; segundo, según la dimensión epistemológica, como «una visión del mundo compartida por un grupo de personas»; y en tercer lugar, la dimensión metodológica la concibe como “el carácter normativo en relación con los métodos y técnicas de investigación a utilizar” (16, 18, 19). De tal manera que subyacen el aporte en su carácter de implicaciones conceptuales como la que permite la conquista de otras dimensiones sobre el conocimiento de un fenómeno, en este caso, el paradigma de la enfermería como el cuidado de la salud de las personas en su entorno.

conclusiones

  • El paradigma es un concepto de alto rigor científico que ayuda a definir el objeto de estudio y sus dimensiones en la ciencia. Por ello, debe ser visto como un cuerpo de conocimiento que determina la concepción e interpretación de la realidad de la unión de la salud, lo que le permite generar una identidad y carácter metodológico.
  • El paradigma sociohistórico de Thomas S. Kuhn ofrece: a) un horizonte de conocimiento sobre el paradigma o fenómeno estudiado; b) las transformaciones de los paradigmas o fenómenos estudiados; c) la realización de un juicio crítico y de algunas propuestas basadas en la evaluación histórica del fenómeno estudiado.
  • Dichos enfoques deben integrarse en la construcción de la naturaleza del cuidado, de manera que la investigación histórico-filosófica (en este caso la que ofrece el paradigma socio-histórico), plantee la posibilidad de identificar el desarrollo, evolución y cambio de conceptualizaciones. del paradigma de la disciplina de enfermería en su evolución histórica.
  • El concepto de paradigma en la teoría sociohistórica ofrece dimensiones conceptuales como una memoria de identidad, una filiación epistemológica, una pregunta crítica y ontológica, sobre el propio quién ofrece, recibe y dónde y cuándo reorientar el cuidado:
    • La memoria, la apertura para determinar y definir escuelas con un enfoque específico de pensamiento, resultado de una nueva perspectiva, reorientación o transformación del paradigma que sitúa una génesis de pensamientos, procedimientos y expectativas cambiantes, siempre paulatinas, como lo indica el pensador. .
    • El paradigma como representación de un dilema filosófico, epistemológico, ideológico y metodológico ofrece, a su vez, dimensiones que deben ser consideradas en epistemología.
    • La apreciación del concepto de paradigma en enfermería contiene los productos historiográficos, filosóficos y epistemológicos, bases de manifestación del propio conocimiento de la disciplina, a la vez que propone una forma diferente de realizar investigaciones sobre los antecedentes que forman parte de la la construcción e identidad de una disciplina. , las provistas desde la multidisciplinariedad.

Bibliografía

  1. Triviño VZ, Sanhueza O. El paradigma de la investigación en enfermería. Ciencia y Enfermería 2005; 11 (1): 17-24. [En línea] [fecha de acceso: 15 de abril de 2013]. URL disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-95532005000100003&lng=es
  2. Fawcett J, de Santo Madeya S. Conocimiento de enfermería contemporáneo: análisis y evaluación de modelos y teorías de enfermería. 3ª ed. Filadelfia: FA Davis; 2012.
  3. Ortega y Gasset J. Filosofía española del siglo XX. [En línea] [fecha de acceso: 15 de abril de 2013]. URL disponible en: http://www.filosofiafacil.com/13.Ortega%20y%20Gasset.pdf
  4. Marin Ardila LF. La noción de paradigma. Firma y piensa 2007; 26 (50): 34-45.
  5. Marriner-Tomey A. Modelos y teorías en enfermería. 7ª ed. Barcelona: Elsevier; 2011.
  6. Serres M. La historia de la ciencia. 2ª ed. Madrid: Cátedra; 2009.
  7. González F. ¿Qué es un paradigma? Análisis teórico, conceptual y psicolingüístico del término. Investigación y posgrado 2005; 20 (1).
  8. Sánchez HB. El arte y la ciencia del cuidado. Bogotá: Grupo de Atención, Facultad de Enfermería, Universidad de La Sabana; 2003.
  9. Ferrater Mora J. Diccionario de Filosofía. Madrid: Filosofía Ariel; 2004.
  10. Kuhn TS. La estructura de las revoluciones científicas. México DF: FCE; 2007.
  11. Almaguer González JA, Mas Oliva J. Interculturalidad en salud. Experiencias y contribuciones al fortalecimiento de los servicios de salud. México: UNAM; 2009.
  12. Maestro González P. Epistemología y Docencia Histórica. Madrid: Alianza Editorial; 1993.
  13. Siles González J, García Hernández E. Las características de los paradigmas y su adaptación a la investigación en enfermería. Enfermería científica 1995; 160-161: 10-14.
  14. Siles González J. Epistemología y enfermería para una base científica y profesional de la disciplina. Nursing Clin 1997; 7 (4): 38-44.
  15. Bermúdez González A, Ostiguín Meléndez RM. Enfermería y disciplina. En: Teoría de enfermería: dimensiones, conceptos y aplicaciones prácticas. México DF: ENEO; 2010.
  16. Toro A, Marcano L. La categoría paradigma en la investigación social. Valencia: Universidad de Carobobo; 2007.
  17. Medina Moya JL, diputado Sandín Esteban. El fundamento epistemológico de la teoría del cuidado. Nursing Clin 1994; 4 (5): 221-231.
  18. Castrillón Agudelo MC. La dimensión social de la práctica de la enfermería. Medellín: Universidad de Antioquia; 1997.
  19. Durán de Villalobos MM. Teoría de enfermería, ¿un freno? Aquichan 2007; 7: (2): 1-10. [En línea] [fecha de acceso: 15 de abril de 2013]. URL disponible en: http://aquichan.unisabana.edu.co/index.php/aquichan/article/ view / 1432/3260

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *