Valores interprofesionales en enfermeras y estudiantes de Enfermería

Cómo citar este artículo

Galán-González Serna JM, Ruiz Romero MV, Romero Serrano R, Morillo Martín MS, Consegliere Castilla FJ. Valores interprofesionales de enfermeras y estudiantes de enfermería. Enferm Objectives Mayo 2014; 17 (4): 70-75.

autores

1José María Galán-González Serna, 2María Victoria Ruiz Romero, 3Rocío Romero Serrano, 4María Socorro Morillo Martín, 5Francisco Javier Concejal de Castilla

1Médico. Profesor del Centro Universitario
de Enfermería San Juan de Dios. Bormujos (Sevilla).
Universidad de Sevilla.
2Licenciada en Medicina y Cirugía. Servicio médico
de Medicina Preventiva del Hospital San Juan de Dios
del Aljarafe (Sevilla).
3Maestría en “Estudios de Género
y Desarrollo Profesional ”. Profesor de centro
Universidad de Enfermería San Juan de Dios.
Bormujos (Sevilla). Universidad de Sevilla.
4Máster en “Nuevas tendencias
asistencia en Ciencias de la Salud ”. Maestro de
Centro de Enfermería de la Universidad de San Juan de Dios.
Bormujos (Sevilla). Universidad de Sevilla.
5Directora de Enfermería del Hospital San Juan de Dios
de Sevilla.

Contacto:

José María Galán González-Serna. Hospital San Juan de Dios. Avda. Eduardo Dato, 42. 41005 Sevilla.

Correo electrónico: Josemaria.Galan@sjd.es

resumen

Objetivos: establecer la forma en que los profesionales de enfermería evalúan los valores deontológicos y las diferencias entre ellos y los estudiantes de Enfermería; así como identificar si esa valoración se modifica o no en función de los valores compartidos o no entre las profesiones sanitarias.
Material y método: Estudio descriptivo transversal en profesionales de enfermería de dos hospitales de Sevilla (n = 227) y en estudiantes de enfermería del Centro de Enfermería de la Universidad San Juan de Dios de la Universidad de Sevilla (n = 200). Se aplicó el cuestionario anónimo de Galán González-Serna sobre la Estimación Axiológica de Valores Profesionales. Se calcularon índices estadísticos descriptivos y se aplicaron pruebas de contraste hipotético (Chi-cuadrado, prueba exacta de Fisher, U de Mann-Whitney) para análisis bivariados y prueba de Wilcoxon para comparaciones entre sujetos.
Resultados: la tasa de respuesta fue del 53,13% (n = 277). Los valores mejor valorados, tanto obligatorios como importantes en función de su interprofesionalidad, fueron: equidad y recepción. Como mínimo, abnegación, altruismo y autonomía profesional. Los profesionales de enfermería estimaron el valor de los valores más que los estudiantes (p <0,001) y los consideraron más importantes para los fines de la profesión que los profesionales (p <0,001). Los valores del grupo de valores compartidos con otros códigos éticos se consideraron más obligatorios (p <0,001) y más importantes (p <0,001) que los no compartidos.
Conclusiones: es evidente el carácter vinculante y la importancia de los valores interprofesionales compartidos e incluidos en los diferentes códigos éticos. Hubo diferencias en la evaluación axiológica entre estudiantes y profesionales de la salud.

Palabras clave:

Ética profesional; profesionalismo interprofesional; valores sociales; administración Estudiantes de enfermería

Título:

Valores interprofesionales para enfermeras y estudiantes de enfermería

Abstracto:

Objetivos: determinar cómo los profesionales de la salud evalúan los valores de la ética y las diferencias entre esos profesionales y estudiantes de Enfermería; también para identificar si esa valoración se modificará en función de si los valores son compartidos o no entre las profesiones sanitarias.
Materiales y métodos: estudio descriptivo transversal entre profesionales sanitarios de dos hospitales de Sevilla (n = 227) y con estudiantes de Enfermería del Centro Universitario de Enfermería San Juan de Dios, adscrito a la Universidad de Sevilla (n = 200). Se aplicó el cuestionario anónimo sobre la Estimación Axiológica de Valores Profesionales de Galán González-Serna. Se calcularon índices estadísticos descriptivos y se aplicaron pruebas de contraste hipotético (Square-Ji, prueba exacta de Fisher, U Mann-Whitney) para los análisis bivariados, mientras que para la comparación intrasujetos se utilizó la prueba de Wilcoxon.
Resultados: la tasa de respuesta fue del 53,13% (n = 277). Los valores con mayor puntuación, tanto en la obligación como en su importancia según la interprofesionalidad, fueron: equidad y recepción. Los menos puntuados fueron: desinterés, altruismo e independencia profesional. Los profesionales de enfermería dieron más valor a los valores obligatorios que los estudiantes (p <0,001), mientras que dieron más valor a estos valores para fines profesionales que los profesionales (p <0,001). Los valores del grupo de valores compartidos con otros códigos éticos se consideraron más obligatorios (p <0,001) y más importantes (p <0,001) que los no compartidos.
Conclusiones: se destaca la obligada calidad e importancia de aquellos valores interprofesionales compartidos e incluidos en diferentes códigos éticos. Hubo diferencias en la interpretación axiológica entre estudiantes y profesionales de enfermería.

Palabras clave:

Ética profesional; profesionalismo interprofesional; valores sociales; estudiantes de enfermería de gestión

Introducción

El compromiso ético de la profesión de enfermería con la sociedad se basa en principios y valores éticos que se han transmitido y renovado de generación en generación hasta ahora (1). Los valores profesionales forman la base de la identidad del grupo, son las normas de actuación aceptadas por el grupo profesional y proporcionan un marco para evaluar las actitudes y creencias que influyen en la conducta (2). La identidad profesional da unidad al grupo, facilita y genera un sentido de pertenencia al nuevo integrante que se incorpora al grupo y permite el reconocimiento del pasado de la profesión y su proyección en el futuro (3).

Los valores son la base organizativa y fundamental de toda sociedad, profesión y persona, tienen un fuerte componente motivacional (4) y son un predictor significativo de la calidad de la atención, la satisfacción del paciente y los propios profesionales. Los valores profesionales debidamente desarrollados guían la práctica clínica de forma ética y profesional (5).

Los códigos éticos son de naturaleza específica, por lo que cada grupo profesional tiene el suyo (6). Sin embargo, existen valores comunes para las profesiones de la salud, independientemente de su especificidad (7). La práctica de los valores éticos compartidos por miembros de diferentes profesiones puede ser una ayuda eficaz para lograr la excelencia en el trabajo de equipos multidisciplinares (8).

Por tanto, identificar los valores que son comunes a la esencia de la identidad de cualquier profesional de la salud y estimarlos e incorporarlos por las nuevas generaciones, requiere del diseño y aplicación de métodos para conocer cuáles son los valores. estimaciones y en qué medida pueden orientar los objetivos de cada profesión (9,10).

Es necesario un trabajo cuidadoso y consistente por parte de los profesionales de la salud que muestren resultados de investigación convincentes para introducir políticas y sistemas de práctica asistencial guiados por el conocimiento teórico de la enfermería y los componentes de ética, bioética y humanización que sustentan todas las intervenciones (11).

Los principales objetivos de este estudio fueron determinar cómo los profesionales de la salud evalúan los valores éticos y las diferencias entre ellos y los estudiantes de Enfermería. Como objetivo secundario, se pretendía identificar si esa valoración cambia o no en función de si los valores son compartidos entre las profesiones sanitarias o no.

Método

Se realizó un estudio descriptivo transversal entre octubre de 2011 y abril de 2013 en profesionales de enfermería de los Hospitales San Juan de Dios de Sevilla y San Juan de Dios del Aljarafe (n = 227) y en estudiantes de Enfermería del Centro de Enfermería de la Universidad. San Juan de Dios en la Universidad de Sevilla (n = 200).

Se aplicó el Cuestionario de Estimación Axiológica de Valores Profesionales, previamente elaborado y validado por Galán González-Serna, con valores de alfa de Cronbach de 0,833 (12).

El cuestionario es anónimo y consta de un total de 30 ítems (uno por cada valor identificado), 15 sobre valores interprofesionales compartidos (VIP) por al menos dos de las cinco profesiones (Medicina, Enfermería, Fisioterapia, Podología y Psicología) y 15 sobre valores comunes (VP), cada uno con dos preguntas. En primer lugar, se pregunta al profesional si considera que el valor en cuestión es obligatorio «siempre». Esta pregunta (sí / no) explora si el profesional entiende que el valor propuesto es inherente a su profesión y por tanto debe ser exigible. En segundo lugar, debe cuantificar la importancia que otorga a cada uno de sus valores para lograr sus objetivos de práctica profesional. Para ello, se solicitó una escala tipo Likert (0: el valor no importa en absoluto; 7: el valor es completamente importante).

Se solicitó la participación a los sujetos de estudio, siendo esta completamente voluntaria.

Para el tratamiento y análisis de los datos se calcularon índices estadísticos descriptivos en función de la naturaleza de las variables. Los resultados para cada uno de los valores en los dos grupos de estudio, profesionales y estudiantes, se compararon mediante la prueba de chi-cuadrado o la prueba exacta de Fisher (para tablas de baja frecuencia), en el caso de preguntas dicotómicas, y por el Prueba U de Mann-Whitney para las puntuaciones de la escala media (tras comprobar la anomalía en la distribución de la variable con la prueba de Smirnov Kolmogorov). Desde el punto de vista intra-temático, también se contrastaron las valoraciones que hizo sobre los valores VIP frente al VP en cuanto a su obligación e importancia; Para ello, se aplicó la prueba de Wilcoxon para muestras relacionadas. Los datos fueron analizados con el programa estadístico SPSS v.20.

resultado

Se entregaron 427 encuestas y se recolectaron 277 (tasa de respuesta: 53,16%), de las cuales 87 correspondieron a profesionales y 190 a estudiantes. El 21,7% (n = 60) eran hombres y el 78,3% eran mujeres (n = 217). La edad media de los profesionales fue de 33,65 años (desviación estándar, DE: 7,12) y de los estudiantes, de 22,94 años (DE: 4,97).

El valor del grupo VIP que recibió una puntuación más alta fue la equidad, con 273 respuestas afirmativas (100%; IC: 98,27% -100%), y el grupo VP fue la recepción con 274 respuestas afirmativas (99,28%; IC: 97,13% -99,88). %). Por el contrario, el valor más bajo puntuado en el grupo VIP fue la autonomía profesional (n = 189; 69,23%; IC 63,52% -74,41%; 4,71 en promedio (DE: 1,65)); y del grupo VP, abnegación (n = 80; 29,41%; IC: 24,14% -35,27%; 2,89 en promedio (DE: 2,21)) (Tabla 1 y 2).

Un único valor del grupo VIP se puntuó por debajo del 70%, autonomía profesional (69,23%; IC: 63,52% -74,41%); y del grupo VP, altruismo (67,79%; IC: 61,77% -73,28%) y abnegación (29,41%; IC: 24,14% -35,27%). En los tres valores se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre profesionales y estudiantes, con valores más bajos en estos últimos (Tabla 1).

Al evaluar la importancia asignada a cada valor, estos estuvieron por encima de seis puntos: privacidad (6,24; DE: 1,14), equidad (6,23; DE: 1,07), empresa (6,22; DE: 0,97), cuidado (6,19; DE: 1,07) . 0,98), fondo de comercio (6,06; DE: 1,17), responsabilidad (6,048; DE: 1,15), todos en el grupo VIP; mientras que en el grupo VP era solo el anfitrión (6.08; SD: 1.08). Comparando los puntajes otorgados a estos siete valores entre el grupo de profesionales y estudiantes, se encontró que los estudiantes obtuvieron puntajes más altos y estas diferencias fueron estadísticamente significativas (p <0.001) (Tabla 2).

Por el contrario, los valores con una media inferior a cinco puntos fueron: autonomía profesional (4,71; DE: 1,65), del grupo VIP y compasión (4,99; DE: 1,58), altruismo (4,48; DE: 1,91) y abnegación (2,89; SD: 2,21) del grupo VP. Comparando la puntuación otorgada a estos cuatro valores entre el grupo de profesionales y estudiantes, se encontró que existían diferencias significativas en altruismo (p = 0.027) y abnegación (p <0.001), siendo estas más apreciadas por el grupo de estudiantes (Tabla dos).

El puntaje promedio de todos los valores se encontró en términos de «si siempre son requeridos para un profesional» y resultó ser 88.27% en la muestra general, 94.25% para profesionales y 85.47% para estudiantes (p <0.001). Al comparar la estimación de valores según “El grado de importancia atribuido al logro de los objetivos de su propia práctica profesional, los estudiantes obtuvieron puntuaciones más altas que los profesionales (mediana 175; Q1: 159; Q3: 184 vs. mediana 153) ; Q1: 144; Q3: 168) (p <0,001).

Cuando se compararon los valores de VIP con el VP, el conjunto de todos los encuestados consideró que los VIP son más obligatorios (p <0,001) y más importantes (p <0,001) que los del grupo VP.

Discusiones y conclusiones

Compartir valores es importante para mejorar el trabajo en equipo y lograr una atención integral de calidad (13,14). La comprensión y la redacción tradicionales de los valores, la ética y los códigos profesionales deben repensarse y reinventarse como parte de una práctica de colaboración interprofesional (7).

En el presente estudio se analizó un conjunto de valores comunes de las profesiones de la salud más allá de sus funciones y particularidades (15). Los encuestados consideraron que los VIP eran más obligatorios y útiles para sus propios fines profesionales que los VP. Esto está en línea con la relevancia que dan las distintas profesiones para su inclusión en todos los códigos éticos estudiados (VIP) o solo en algunos de ellos (VP).

Comparando la valoración de la obligatoriedad y utilidad de los valores propuestos realizada por el grupo de enfermeras y el grupo de estudiantes, se encontró que en el primer grupo los valores obligatorios obtuvieron puntuaciones más altas que en el grupo de estudiantes; Sin embargo, valoraron estos valores por encima de lo que el grupo de profesionales sanitarios hizo para ejercer la profesión. Por tanto, se evidencia un mayor sentido ético profesional hacia los estudiantes. Estos datos sugieren que los estudiantes, a medida que adquieren más experiencia en la práctica clínica, pueden terminar tomando sus valores como más obligatorios, calificándolos de acuerdo con las circunstancias específicas que deben cumplir, las cuales deben ser contrastadas en los estudios. longitudinalmente.

En cuanto a la estimación de los valores según el “Grado de importancia asignado al logro de los objetivos de su propia práctica profesional”, los estudiantes obtuvieron puntuaciones más altas que los profesionales. De todos estos valores, destacó la equidad, considerándola el de mayor presencia obligatoria y también el segundo más útil para la consecución de los objetivos de la práctica profesional. La equidad es una expresión del Principio Bioético de la Justicia, que es teóricamente considerado por Grace (16) como un principio prima facie o «nivel 1» y por lo tanto de la misma exigencia ética que la no malicia y mayor obligación ética. que el principio de caridad o autonomía. Puyol (17) afirma que la justicia debe tener autonomía en las prioridades bioéticas.

Por el contrario, el valor que se considera menos obligatorio y menos útil para el profesional es la abnegación, seguida del altruismo. Ambos valores también son menos apreciados por los profesionales en otros estudios (18,19), lo que sigue siendo significativo porque forman parte del entorno ético-profesional tradicional y, en teoría, deben ser muy valorados (20,21).

Un comportamiento prosocial puede no ser altruista porque obviamente es posible hacer algo por alguien que está interesado en sí mismo, sabiendo que obtendremos algún beneficio (22); Pero si la respuesta de enfermería se enfoca únicamente en el beneficio esperado para el propio profesional, la excelencia que idealmente se requiere en el desempeño del enfermero puede no lograrse por la benevolencia de los beneficiarios de su cuidado propio de la profesión y que lo da. gran reconocimiento social.
Al comparar las puntuaciones del grupo de trabajadores versus estudiantes, en cuanto a la obligatoriedad, se encuentra que en los valores de VIP no existen diferencias significativas en 10 sobre 15 y coincide con las más puntuadas, lo que indica una homogeneidad básica en la estimación ética de ambos grupos. En cuanto a los del grupo VP, se encontraron diferencias significativas en 8 de 15, lo que es de esperar a medida que estos valores interprofesionales son menos compartidos. Sin embargo, al comparar las puntuaciones intergrupales al estimar la importancia de los valores, se encontraron diferencias significativas en la mayoría de los valores, 25 de un total de 30, lo que indica una diferencia en la valoración axiológica en estudiantes y profesionales que podría justificarse por la diferencia de edad o la experiencia clínica. podría verificarse en nuevos estudios.

Existen valores profesionales que no están recogidos en los códigos y también necesarios, como la confianza, la comunicación, el respeto y la igualdad que sustentan la relación profesional, en la que diferentes profesionales sanitarios colaboran para brindar la mejor atención posible a los pacientes. 23). Según Norsen et al (24), las habilidades que potencian el trabajo en equipo son la cooperación, la asertividad, la responsabilidad por los resultados, la comunicación, la autonomía y la coordinación. Estos valores cooperantes podrían incorporarse, en sucesivos estudios, al cuestionario propuesto para la valoración de algunas de las condiciones del trabajo en equipo.

Una limitación del estudio es el muestreo de hospitales en San Juan de Dios, que es una institución con una fuerte identidad basada en valores, especialmente la hotelería (25), y por lo tanto una cultura de valores organizacionales definida como es probable que influya los resultados aumentando la sensibilidad moral.

Por otro lado, no se alcanzó el universo poblacional, ya que la tasa de respuesta fue del 65% en la muestra global, siendo mucho mayor en estudiantes (95%) que en profesionales (38%). Sería útil ampliar la investigación a otras profesiones sanitarias y diferentes entornos sanitarios para obtener una mayor validez externa.

Consideramos oportuno profundizar aún más en la valoración axiológica de los profesionales de la salud y de los estudiantes de las profesiones de la salud, ya que dicha estimación es un indicador de la calidad de la atención (26,27), la integración en el equipo interprofesional mediante el fortalecimiento de una cultura organizacional común ( 28) y la satisfacción tanto de los usuarios de los servicios como del propio personal médico. Su conocimiento y análisis pueden ser de utilidad para los profesionales de la enseñanza (29) y para la organización y gestión de los servicios de salud.

Gracias

Agradecemos a los estudiantes del Centro de Diplomados de Atención Médica San Juan de Dios, de la Universidad de Sevilla, y a los profesionales de enfermería del Hospital San Juan de Dios de Aljarafe y del Hospital San Juan de Dios de Sevilla por su participación en este estudio.

fondos

Nadie.

Conflicto de intereses

Nadie.

Bibliografía

  1. Prieto Ramírez DM. Reflexión axiológica y sistema de valores de los profesionales sanitarios. Rev Hum Med 2001; 1 (1). [En línea] [fecha de acceso: 2 de abril de 2014]. URL disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-81202001000100002&lng=es
  2. Weis D, Schank MJ. Hacia la construcción de un consenso internacional en valores profesionales. Nurse Educ Today 1997; 17: 366-669.
  3. Cortina A, Conill J. 10 Palabras clave en la ética de las profesiones. Estella (Navarra): Palabra divina; 2000.
  4. Rokeach M. La naturaleza de los valores humanos y los sistemas de valores, Tesis doctoral publicada. Wardeleer como el proyecto de una sociedad secularizada? Y: Hermenéutica Stuie KV. 2 Vol. Lovaina. Facultad de Teología; 1982. LVI-557.
  5. Bang KS, Kang JH, Jun MH, Kim HS, Son HM, Yu SJ et al. Valores profesionales en estudiantes coreanos de pregrado en enfermería. Nurse Educ Today 2011; 31: 72-75.
  6. González Jurado MA. Deontología de las corporaciones sanitarias. Cuad Bioet 2005; 16: 221-229.
  7. Ley para la regulación de las profesiones sanitarias. L. no. 44/2003 (21 de noviembre de 2003).
  8. Campos V. Virtudes públicas. Madrid: Espasa Calpe; 1991.
  9. Basurto S, Lobato C, Weis D, De Lorenzo E, Elsden CA, Schank, MJ Valores profesionales de enfermería: Validación de una escala en un contexto español. Nurse Educ Today 2010; 30: 107-112.
  10. Lagunes Córdoba R, Hernández Manzanares MA. Escala para evaluar la conducta ética del personal sanitario en la atención al paciente. Aquichan 2012; 12 (3): 252-262.
  11. Garzón N. Ética profesional y teorías de enfermería. Aquichan 2005; 1 (5): 64-67.
  12. Galán González Serna JM. Valores éticos comunes interprofesionales para la asistencia integral. Cuad Bioet 2013 septiembre-diciembre; 24 (82): 377-389.
  13. García S, Dolan S. Gestión de valor: cambio más allá de la gestión de objetivos. México: Mc Graw-Hill Interamericana; 1997.
  14. Blanchard K, O’Connor M. Gestión por valores. San Francisco: Mcgraw-Hill Publishing Co.; 2003.
  15. Sands RG, Stafford J, McClelland M. “Ruego diferir”: Conflicto en el equipo interdisciplinario. Soc Work Health Care 1990; 14: 55-72.
  16. Gracia D. Procedimientos de decisión en ética clínica. Guipúzcoa: Triacastela; 2008.
  17. Puyol A. Ética, equidad y determinantes sociales de la salud. Gac Sanit 2012; 26: 178-181.
  18. Rassin M. Los valores profesionales y personales de las enfermeras. Nurse Ethics 2008; 15: 614-630.
  19. Rassin M. Valores de puntuación entre estudiantes de enfermería: diferencias entre grupos étnicos. Nurse Educ Today 2010; 30: 458-463.
  20. Shaw HK, Degazon C. Integrando los valores profesionales fundamentales de la enfermería: una profesión, no solo una carrera. J Cult Divers 2008; 15: 44-50.
  21. Colegio Americano de Enfermería. Elementos esenciales de la formación universitaria y universitaria para el profesional sanitario. Washington DC; 2008. [En línea] [fecha de acceso: 2 de abril de 2014]. URL disponible en: http://www.aacn.nche.edu/education-resources/BaccEssentials08.pdf
  22. Moñivas A. Comportamiento prosocial. Cuadernos de asistencia social, 1996; 9: 125-142.
  23. Colaboración y práctica interprofesional [serial on line]. Declaraciones de posición de la Asociación Canadiense de Fisioterapia. [En línea] [fecha de acceso: 2 de abril de 2014]. URL disponible en: http://www.physiotherapy.ca/getmedia/7f59bd2f-68aa-45c4-aa67-4ca63ccc58a3/Inter-professional-Collaboration_en.pdf.aspx
  24. Norsen L, Opladen J, Quinn J. Modelo de práctica: práctica colaborativa. Crit Care Nurs Clin North Am 1995; 7: 43-52
  25. Orden del Hospital de San Juan de Dios. La carta de identidad de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Roma: Curia general; 2000. [En línea] [fecha de acceso: 2 de abril de 2014]. URL disponible en: http://www.oh-fbf.it.
  26. Pérez R, Noda M, García G, De Miguel M. Valores en la gestión de la calidad. [En línea] [fecha de acceso: 2 de abril de 2014]. URL disponible en: http://www.gestiopolis.com/recursos2/documentos/fulldocs/ger/valgescal.htm
  27. Pérez Campdesuñer R. Gestión de la calidad y gestión del valor. Argentina: Editor de El Cid; 2009.
  28. Pümpin C, García S. Cultura empresarial. Madrid: Ediciones Díaz de Santos; 1988.
  29. Aveyard H, Edwards S, West S. Temas básicos de la ética de la atención médica. Identificar los temas básicos para la educación interprofesional. J Interprof Care 2005; 19: 63-69.

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba